• El ministro de Defensa de Catar, Jaled bin Mohamad al-Atiya.
Publicada: lunes, 3 de julio de 2017 1:16

El ministro de Defensa de Catar denuncia los intentos de sus vecinos árabes por ‘generar un golpe de Estado’ y un ‘cambio del régimen’ en su país.

“Eso ya ocurrió con anterioridad. En 1996 se realizaron esfuerzos para llevar a cabo un golpe de Estado militar. En 2014 se intentó a hacer un golpe de Estado blando como lo que buscan hacer (en actualidad) en 2017”, declaró el domingo el titular de la Defensa catarí, Jaled bin Mohamad al-Atiya.

En una entrevista a la cadena británica de noticias Sky News, Al-Atiya expresó esperanza de que las tensiones entre Doha y los países árabes no entren en la fase militar, si bien destacó la “preparación continua” de Catar para enfrentar cualquier agresión. “Estamos aquí para defender nuestro país”, agregó.

A este respecto advirtió a sus vecinos de que Catar no es un país que “fácilmente pueda ser tragado”. Asimismo señaló que Arabia Saudí, Egipto, Baréin y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) “están apuñalando a Catar por la espalda”.

Fue el 5 de junio, cuando Riad y Manama, seguidos por varios países árabes, anunciaron la ruptura de relaciones diplomáticas con Catar y aislaron a este vecino suyo, lanzándole varias acusaciones, entre ellas de apoyar el terrorismo.

Eso ya ocurrió con anterioridad. En 1996 se realizaron esfuerzos para llevar a cabo un golpe de Estado militar. En 2014 se intentó a hacer una revolución de colores como lo que buscan hacer en 2017”, declara el  ministro de Defensa de Catar, Jaled bin Mohamad al-Atiya.

 

Dichos países han enviado una lista de demandas —con 13 puntos— a Doha a través de Kuwait, con la intención de negociar la solución del conflicto diplomático.

El ministro de Exteriores de Catar, Mohamad bin Abdulrahman Al Zani, viajará hoy lunes a Kuwait para entregar la carta de respuesta de Doha al listado de exigencias de los países árabes del Golfo Pérsico. El sábado, el canciller catarí ya había rechazado tales demandas, calificándolas de una medida inmediata que socava la soberanía del país árabe.

En la citada lista, los países árabes urgen a Catar a cesar las relaciones diplomáticas con Irán —lazos que ha defendido Doha desde el comienzo de la crisis— y cerrar la base militar de Turquía en el territorio catarí.

Catar, por su parte, ha negado reiteradamente todas las acusaciones y ha dicho que no tomará represalias por el cerco diplomático y sanciones que le han impuesto el cuarteto de países sancionadores.

tqi/ncl/snz/hnb