• El premier de Canadá, Justin Trudeau, ofrece una rueda de prensa en el Parlamento canadiense en Ottawa, 18 de agosto de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 31 de octubre de 2020 8:33

Canadá se enfrenta a un amplio malestar social por sus lazos históricos con EE.UU., independientemente de quién gane los comicios presidenciales, según expertos.

Quienquiera que gane las elecciones presidenciales de EE.UU. del próximo 3 de noviembre, Canadá se enfrenta a un malestar social de carácter prolongado en el tiempo por la incertidumbre que visualiza EE.UU., su socio económico y de seguridad más importante, informó el viernes el diario canadiense The Star, citando a varios expertos locales.

Es una situación muy complicada [para el Gobierno canadiense]”, dijo Christopher Sands, director del Instituto de Canadá del Wilson Centre (WCCI, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con sus palabras, si hubiera una demora entre el 3 de noviembre y la proclamación del ganador de las elecciones presidenciales de 2020, una situación similar a la incertidumbre vivida después de los comicios 2000 que dieron la victoria al aspirante republicano George W. Bush frente a su rival demócrata Al Gore, el Gobierno canadiense de Justin Trudeau tendría que armarse de paciencia y esperar a ver quién de los candidatos de entre Donald Trump y Joe Biden, finalmente dirigirá las riendas de Estados Unidos.

 

“[Hace viente años] fue muy incómodo para el [entonces] gobierno de Chrétien manejar aquella coyuntura, así que la primera regla fue simplemente esperar y observar. Incluso las cosas que normalmente se esperaría [por decoro diplomático], como una llamada de felicitación, parecen incómodas porque no estaba muy claro a quién se debe felicitar [en aquel momento]”, señaló Sands al medio local.

Según una fuente federal de alto rango, consultada por el rotativo, el Ejecutivo de Trudeau ha mostrado su voluntad de trabajar con cualquier presidente de EE.UU., ya que Canadá está preparada para cualquier eventualidad.

International Crisis Group, organización de investigación independiente que se centra en situaciones conflictivas, advirtió que los “ingredientes para un malestar generalizado” están ahí fuera después de las votaciones del martes.

“El electorado está polarizado, ambas partes enmarcan lo que está en juego, ya que los actores existenciales y violentos podrían interrumpir el proceso y es posible una disputa prolongada”, sostuvo el grupo analítico en un artículo de investigación.

Es aquí, donde afecta a Canadá, ya que de darse una situación de caos postelectoral en EE.UU. con posibles disturbios por los seguidores del candidato perdedor existiría una amenaza económica sobre los canadienses por, aproximadamente, el 75 por ciento de sus exportaciones a EE.UU., con casi  2 mil millones en comercio de bienes y servicios en ambos sentidos cada día.

krd/ktg/mkh