• Los tanques Merkava del ejército israelí, a lo largo de la frontera con la asediada Franja de Gaza, 19 de octubre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 4 de enero de 2019 18:30

Una organización caritativa canadiense usó donaciones que había recibido para financiar proyectos del ejército del régimen israelí.

El Fondo Nacional Judío de Canadá (JNFC, por sus siglas en inglés) violó la legislación del país norteamericano sobre impuestos y usó dinero procedente de donaciones caritativas para financiar proyectos de infraestructuras para expandir y ampliar bases militares de las fuerzas navales y terrestres israelíes, ha informado este viernes la cadena canadiense CBC News.

La legislación fiscal canadiense prohíbe a las organizaciones benéficas usar las donaciones que reciben para contribuir a proyectos de fuerzas armadas extranjeras (los donativos al Ejército canadiense están exentos de imposición).

“En la guía de instrucciones para las organizaciones benéficas canadienses que tienen actividades fuera de Canadá, la CRA (siglas en inglés de Agencia de Ingresos de Canadá) deja claro que está permitido financiar proyectos que aumenten la eficacia y el rendimiento de las Fuerzas Armadas canadienses, pero no apoyar a las Fuerzas Armadas de otro país”, se lee en la noticia publicada por CBC News.

El JNFC insiste en que en 2016 dejó de financiar proyectos que beneficiasen al ejército israelí, pero hay investigaciones que muestran que posiblemente estas actividades continuaron en años posteriores.

En la guía de instrucciones para las organizaciones benéficas canadienses que tienen actividades fuera de Canadá, la CRA (siglas en inglés de Agencia de Ingresos de Canadá) deja claro que está permitido financiar proyectos que aumenten la eficacia y el rendimiento de las Fuerzas Armadas canadienses, pero no apoyar a las Fuerzas Armadas de otro país”, ha publicado la cadena televisiva canadiense CBC News.

 

Dichos estudios muestran que se han beneficiado de las donaciones al JNFC varias bases militares israelíes en el sur de los territorios ocupados palestinos, así como algunos centros de adiestramiento militar.

Uno de los proyectos a los que contribuyó la organización benéfica fue la construcción de un parque en una zona donde había tres aldeas palestinas cuyos residentes fueron desplazados por la fuerza por las tropas de ocupación después de la Guerra de los 6 Días, en el año 1967.

Israel ocupó entonces Cisjordania y la ciudad palestina de Al-Quds (Jerusalén). Actualmente, más de medio millón de israelíes viven en unos 120 asentamientos construidos en esos territorios, cuya ilegalidad reconoce el conjunto de la comunidad internacional.

hgn/mla/snz/alg

Comentarios