• El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva en una entrevista concedida a la cadena rusa RT, 4 de octubre de 2019.
Publicada: sábado, 5 de octubre de 2019 14:10
Actualizada: lunes, 7 de octubre de 2019 4:02

Lula da Silva opina que Brasil podría detener la locura del presidente de EE.UU., pero no lo conseguirá mientras su Gobierno sea “un lamebotas” de Washington.

“Trump fue elegido para ser presidente, pero cree que fue elegido para ser Dios [...] Ser presidente significa tener la capacidad de construir una mayoría política a diario”, dijo el expresidente de Brasil (2003-2010) Luiz Inácio Lula da Silva en una entrevista concedida el viernes a la cadena rusa RT desde la prisión Federal de Policía de Curitiba.

Ser presidente, prosiguió Lula, “significa que debes construirlo hablando con aquellos que te gustan y con los que no, hablando a las personas que te ayudarán a ejercer esa democracia y gobernar un país. Entonces, lamentablemente, el mundo está retrocediendo. Está retrocediendo en Europa, en América del Sur, en Estados Unidos. Es algo muy malo”.

Con respecto al rol de las potencias mundiales, Lula se mostró orgulloso con el papel que desempeña el presidente ruso, Vladimir Putin, en la “historia mundial actual”, pues nos hace ver en la práctica “el mundo no puede ser tomado como rehén por la política estadounidense”.

[El presidente de EE.UU., Donald] Trump fue elegido para ser presidente, pero cree que fue elegido para ser Dios (…) Ser presidente significa tener la capacidad de construir una mayoría político a diario”, considera el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva.

 

Contrariamente, al referirse al presidente de EE.UU., Donald Trump, denuncia “la locura de un presidente que cree que puede invadir cualquier país y matar a cualquier presidente”.

Pese a considerar que “¡Es necesario que alguien detenga eso! Y Brasil puede detenerlo. Brasil tiene tamaño para eso, tiene grandeza para eso, tiene fronteras con diez países de América del Sur”, el jefe de los Partido de los Trabajadores (PT) se lamenta de que “pero Brasil sigue lamiendo las botas de los estadounidenses”.

Insiste, igualmente, en que el Gobierno de su país, por lo dicho entre otras cosas, “no tiene autoridad moral para entrometerse en los asuntos internos de la nación venezolana”, y muestra su desacuerdo con la injerencia de EE.UU., Brasil, Colombia, etc. en los asuntos de otros países.

El exmandatario, que actualmente se encuentra cumpliendo una pena de más de 12 años de cárcel por supuesto vínculos con casos de corrupción y lavado de dinero, reveló por qué había rechazado recibir el beneficio de la prisión semiabierta a cambio de una multa equivalente a 1,25 millones de dólares, argumentando que “quiere salir de la cárcel con su inocencia 100 % comprobada.

LEER MÁS: Supremo de Brasil da la oportunidad a Lula de conseguir su libertad

“Quiero que aquellos que mintieron al pueblo brasileño se sometan al juicio del pueblo como me estoy sometiendo yo”, repitió Lula, que denuncia sistemáticamente ser víctima de una “masacre” mediática y una persecución judicial para impedir su vuelta a la Presidencia de Brasil.

LEER MÁS: ‘No hay ninguna evidencia que comprometa a Lula en corrupción’

De igual modo, confirmó que se mantiene firme en sus decisiones y no descansará “hasta que vuelvan a prevalecer la verdad y la justicia”, ya que, insiste, es objeto de “acusaciones falsas”.

Lula finalizó: “Tengo 73 años, cumplo 74 el 27 de octubre y quiero vivir hasta los 120 años. Y voy a comprobar que ellos son los mentirosos”.

mrz/nii/

Comentarios