• La autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez (izda.), presta juramento al comando militar en La Paz, 13 de noviembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 18 de noviembre de 2019 17:32

El gobierno de facto de Bolivia anuncia la creación de un aparato especial para detener a diputados afines a Morales, so pretexto de cometer actos de sedición.

“Hay senadores y senadoras, diputados y diputadas, no todos, unos cuantos, que voy a empezar a publicar sus nombres, que están haciendo subversión”, declaró el domingo el ministro del gobierno interino de Bolivia, Arturo Murillo.

En este sentido, anunció que la autoproclamada presidenta del país, Jeanine Áñez, pretende crear un “aparato especial” que tiene como fin detener a los legisladores vinculados con el Movimiento Al Socialismo (MAS), en el que milita el expresidente Evo Morales, que presuntamente “cometen actos de sedición y subversión.

LEER MÁS: El MAS pide retirada de militares para un diálogo en Bolivia

“A partir de lunes voy a ordenar, ya tengo listas que los mismos dirigentes de varias zonas me están pasando, los van a empezar a detener con órdenes fiscales”, dijo Murillo.

Además, expresó que “los dirigentes así como los mismos ciudadanos” le brindan información sobre personas que estarían instigando la sedición en el país. “Lo que estamos informado está empezando a llegar a la gente, al pobre, al humilde, al utilizado, al que lo matan como un perro para utilizarlo, son los narcotraficantes, los delincuentes”, aseveró.

Hay senadores y senadoras, diputados y diputadas, no todos, unos cuantos, que voy a empezar a publicar sus nombres, que están haciendo subversión”, declaró el ministro del gobierno interino de Bolivia, Arturo Murillo.

 

LEER MÁS: Canciller venezolano repudia masacre en Cochabamba, Bolivia

Bolivia vive días de gran tensión después de la dimisión de Morales el pasado 10 de noviembre para “preservar la paz en su país”, tras semanas de violentas protestas de la oposición. Esta, con la ayuda de las Fuerzas Armadas, dio un golpe de Estado contra el Gobierno de Morales y lo obligó a dejar el cargo.

Desde entonces, miles de bolivianos han realizado manifestaciones para rechazar el golpe contra Morales. El gobierno autoproclamado de Áñez ha reprimido duramente esas marchas y ha autorizado a los militares y policías a masacrar con impunidad al pueblo, unas medidas que hasta ahora ha dejado más de 20 muertos y decenas de heridos en el país.

LEER MÁS: CIDH condena “masacre policial” de seguidores de Morales

nlr/ctl/myd/mjs