• Juramentada como nueva presidenta del Senado la legisladora del MAS Mónica Eva Copa, 14 de noviembre de 2019.
Publicada: viernes, 15 de noviembre de 2019 16:26

El MAS pone tres condiciones para dialogar con el gobierno autoproclamado de Bolivia y pide una ley que viabilice el retorno de Evo Morales al país.

El partido del expresidente Evo Morales, el Movimiento Al Socialismo (MAS) y el gobierno de la autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, iniciaron el jueves los primeros acercamientos para instalar una mesa de diálogo con el fin de pacificar el país y convocar a nuevas elecciones; sin embargo, el MAS pidió tres condiciones para este diálogo, según informó el nuevo ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano.

“El primer punto es la aprobación de una ley que garantice que no habrá persecución política a los miembros del MAS, el segundo punto es un salvoconducto para todos sus dirigentes y el tercer punto es que el expresidente Evo Morales, hoy asilado en México, vuelva al país”, dijo el titular.

LEER MÁS: México rechaza golpe de Estado en Bolivia y ofrece asilo a Morales

Justiniano declaró, asimismo, que, si los integrantes del MAS quieren una ley que garantice que no haya persecución política, el gobierno de la presidenta autoproclamada Áñez “no tiene inconveniente”, tras puntualizar que “la persecución política es una cosa y la persecución judicial es otra”.  Respecto a la segunda condición sobre los salvoconductos, respondió que le parece “perfecto”.

Y finalmente, sobre la posibilidad de que Evo Morales pueda regresar libremente al país, Justiniano dijo que no hay problema en que regrese ya que Morales “es un ciudadano más”, pero recalcó que “es el expresidente”.

El primer punto es la aprobación de una ley que garantice que no habrá persecución política a los miembros del MAS, el segundo punto es un salvoconducto para todos sus dirigentes y el tercer punto es que el expresidente Evo Morales, hoy asilado en México, vuelva al país”, estas son las condiciones de los dirigentes del Movimiento Al Socialismo (MAS) para instalar una mesa de diálogo con el gobierno de la presidenta interina autoproclamada Jeanine Áñez, según informa el nuevo ministro de Presidencia, Jerjes Justiniano.

 

Por su parte, Áñez dejó claro que Morales “no está habilitado para un cuarto mandato”, razón por la que justificó que no pueda presentarse en los próximos comicios. La presidenta interina dijo, sin embargo, que el MAS “tiene derecho de participar” en las próximas elecciones.

Fuentes diplomáticas han indicado que importantes parlamentarios del MAS participan en esta mesa de diálogo, dato confirmado por Justiniano quien ha dicho que hay conversaciones con asambleístas del MAS.

Este proceso de diálogo se desarrolla bajo la supervisión de la Conferencia Episcopal Boliviana y con la presencia de las Unión Europea (UE), España y la Organización de Naciones Unidas (ONU), según lo informado por el diario local Página Siete, que destaca que los “acercamientos” tienen lugar desde el miércoles.

Evo Morales, reelecto presidente en las pasadas elecciones de octubre, dimitió de su cargo el 10 de noviembre para “pacificar el país” tras las violentas protestas desatadas por la oposición que no reconoció su victoria.

Luego de la renuncia de Morales, la senadora opositora Áñez, se autoproclamó como presidenta interina de Bolivia y asumió el poder sin quórum legislativo, un hecho calificado por Morales como el “golpe más artero y nefasto de la historia”.

LEER MÁS: “Esto es un golpe de Estado”: Evo Morales renuncia a su cargo

LEER MÁS: Morales tacha de “golpe” la autoproclamación de senadora opositora

Según varios políticos y analistas, incluso el politólogo estadounidense, Noam Chomsky, este golpe de Estado fue promovido por EE.UU. que desde hace mucho tiempo estaba ansioso por expulsar a Morales y a su movimiento del poder y fue el primer país en reconocer a Áñez.

mrp/lvs/mjs/rba

Comentarios