• Evo Morales, presidente de Bolivia, habla en un acto en la comunidad de Villa Charcas en Chuquisaca, 23 de agosto de 2018. (Foto: ABI)
Publicada: viernes, 24 de agosto de 2018 5:17

El presidente de Bolivia, Evo Morales, asegura al Gobierno de Argentina que La Paz no tiene miedo de su decisión de militarizar la frontera común.

El mandatario indígena cuestionó el jueves durante un acto público en Villa Charcas, Chuquisaca, el plan de la Administración del presidente argentino Mauricio Macri para instalar una base militar en la región de Abra Pampa, en la provincia de Jujuy, ubicada a 70 kilómetros de la frontera con el territorio boliviano.

“No estoy de acuerdo con lo que hizo estos últimos días Argentina, militarizar la frontera con Bolivia, en La Quiaca, al frente de Villazón. Lo que hacen (es) amedrentar, intentarán asustarnos, no nos vamos a asustar, somos un pueblo unido, son fuerzas sociales. Intentarán como sea amedrentaros, no van a poder”, enfatizó Morales.

Su crítica se produjo un día después de que el embajador argentino en Bolivia, Normando Álvarez, confirmara el establecimiento de una base militar en la zona, so pretexto de luchar contra el narcotráfico y el terrorismo. Él rechazó comentarios sobre la presencia de las fuerzas armadas de Estados Unidos en dicho cuartel.

“No, son invenciones; para qué necesitamos militares de Estados Unidos si nosotros tenemos fuerzas militares profesionales que pueden desarrollar tranquilamente su tarea”, sostuvo el diplomático argentino.

En este contexto, Morales criticó en duros términos el objetivo de Washington y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para instalar las bases militares en otros países.

No estoy de acuerdo con lo que hizo estos últimos días Argentina, militarizar la frontera con Bolivia, en La Quiaca, al frente de Villazón. Lo que hacen (es) amedrentar, intentarán asustarnos, no nos vamos a asustar, somos un pueblo unido, son fuerzas sociales. Intentarán como sea amedrentaros, no van a poder”, enfatizó Evo Morales, presidente de Bolivia, tras la decisión de Argentina de establecer una base militar en la zona fronteriza.

 

“La OTAN y las bases militares estadounidenses son sinónimo de robo, sinónimo de saqueo, de confrontación, de guerra”, aseveró.

La ministra de Seguridad argentina, Patricia Bullrich, anunció en febrero que la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) instalará una base militar en la provincia norteña de Misiones con el objetivo de luchar contra el narcotráfico y el “terrorismo” en el país sudamericano.

Argentina difiere de la opinión de países como Bolivia y Venezuela sobre la DEA. La Paz y Caracas aseguran que la presencia de esta agencia estadounidense en sus territorios no ha sido fructífera y destacan que tras expulsarla, han obtenido mayores logros en esta área. 

Activistas pro derechos humanos aseguran que los intereses militares del Gobierno del presidente de Argentina, Mauricio Macri, están alineados con los de Estados Unidos, que ha incrementado su presencia militar en América Latina y el Caribe. 

msm/ktg/hnb

Comentarios