• ONU: Ejército birmano ha matado a 1000 musulmanes en últimos meses
Publicada: miércoles, 8 de febrero de 2017 23:37
Actualizada: jueves, 9 de febrero de 2017 3:02

Más de 1000 musulmanes de la minoría étnica rohingya pueden haber sido asesinados en Myanmar (Birmania) por el Ejército, aseguran dos funcionarios de la ONU.

"Hasta ahora las cifras que se barajaban eran de cientos de muertos. Eso es una subestimación porque podríamos estar hablando de miles", dijo uno de los altos cargos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Bangladés, a donde han huido cerca de 70.000 miembros de esta comunidad musulmana de la persecución de las fuerzas birmanas, según recogieron varios medios el miércoles.

Ambos funcionarios, que hablaron bajo condición de anonimato, aseguraron que la comunidad internacional aun desconoce la magnitud de la crisis humanitaria que está viviendo esta minoría discriminada en Myanmar.

Hasta ahora las cifras que se barajaban eran de cientos de muertos. Eso es una subestimación porque podríamos estar hablando de miles", dijo uno de los altos cargos de la ONU en Bangladés.

Los dos miembros del ente internacional apelaron a los testimonios que han ido recabando en las agencias para las que trabajan y que han permitido situar las estimaciones por encima del millar de muertos.

Un reciente informe de la ONU advirtió días atrás de que puede estar produciéndose una "limpieza étnica" contra los rohingyas, que han sido sometidos a una nueva ola de represión desde el mes de octubre, tras la muerte de nueve policías en un asalto, del que el Gobierno birmano acusó a miembros de esta etnia.

 

En los últimos meses esta población, que reside principalmente en el estado de Rajine, en el oeste del país, ha sufrido ejecuciones sumarias, violaciones y la quema de sus casas, en el marco del operativo de seguridad del Ejército. El Ejecutivo birmano también mantiene prohibido el acceso a la zona de ayuda humanitaria, de la que dependen miles de personas, así como de observadores y prensa independiente.

La semana pasada, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Zeid Raad al-Husein, acusó sin paliativos al Ejército birmano de cometer "espantosas atrocidades" contra la población rohingya, desde violaciones en masa hasta la ejecución de bebés, advirtiendo de que la campaña militar podría tratarse sencillamente de un "crimen contra la Humanidad".

El martes, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, "quedó horrorizado" por el abuso sexual del que fueron objeto miembros de esta comunidad por parte de las fuerzas de seguridad, conforme a lo relatado por el portavoz del organismo, Stephane Dujarric.

Tanto la ONU como otros organismos humanitarios han acusado al Gobierno birmano de desatender los llamados y advertencias para atajar la crisis.

ftm/anz/mkh/rba

Comentarios