• --
Publicada: miércoles, 21 de agosto de 2013 6:30
Actualizada: jueves, 10 de diciembre de 2015 12:07

Según alegan fuentes opositoras sirias, unas 1300 personas han muerto en Siria tras un ataque lanzado con armas químicas en la zona de Ghouta, ubicada en las inmediaciones de la ciudad capitalina de Damasco. El informe llega mientras un equipo de expertos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), desarrolla una investigación sobre el presunto uso de armas químicas durante la crisis siria. Aunque no se han confirmado las declaraciones de la oposición siria, pero es probable que algunos grupos con objetivos políticos, hayan cometido algunos crímenes en la cercanía de Damasco, según señala el canal de noticias británico en idioma árabe, Sky News Arabia. De acuerdo con la oposición, en varias regiones de la capital siria, en especial, la zona de Ghouta, se ha llevado a cabo varios ataques con misiles. A pesar de que estas ofensivas no han causado muchos daños, pero tras unos momentos, los residentes de estos lugares sintieron asfixia y más tarde murieron. Por el momento, cientos de cuerpos, en su mayoría de mujeres y niños, han sido recogidos en las mencionadas áreas, la mayoría no representa hemorragia externa y ha fallecido a causa de problemas pulmonares, añaden las mismas fuentes. En este sentido, la oposición ha acusado al Ejército sirio de ser el responsable del ataque. El pasado 19 de marzo, los hombres armados apoyados desde el extranjero lanzaron un misil cargado con productos químicos en la región de Jan al-Asal, en la ciudad noroccidental de Alepo, donde al menos 26 personas, entre ellas mujeres y niños perdieron la vida. El pasado 5 de mayo, un equipo de investigadores de la ONU confirmó el empleo de gas sarín por los terroristas en Siria y rechazó por otra parte la existencia de evidencia alguna sobre el uso de armas químicas por el Gobierno sirio contra los mercenarios. mrk/rh/nal