• La Policía Federal argentina durante un allanamiento de la casa de Cristina Fernández de Kirchner en El Calafate, 25 de agosto de 2018 (Foto: AFP).
Publicada: miércoles, 29 de agosto de 2018 17:22

Cristina Fernández de Kirchner critica la violación de sus derechos y denuncia que durante el registro de sus propiedades le incautaron su banda presidencial.

La expresidenta argentina ha denunciado por su cuenta de Twitter que el juez federal Claudio Bonadio mandó “secuestrar (…) las bandas y bastones presidenciales” de su fallecido esposo Néstor Kirchner (2003-2007) y suyos durante el allanamiento de su casa de El Calafate, en el sur del país.

En un tuit publicado ayer martes, la exmandataria asevera que ese hecho es un caso de “violación de los derechos y garantías” y que esto está teniendo lugar “sin límite” en Argentina.

“La violación de los derechos y garantías en Argentina es sin límite. Nuestro país está sin un Estado de derecho”, escribió la actual senadora.

La violación de los derechos y garantías en Argentina es sin límite. Nuestro país está sin un Estado de derecho”, fustigó la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner.

 

La orden de allanamiento de los tres domicilios de la senadora fue dictada por el juez Bonadio al considerar que Fernández podría estar implicada en un supuesto escándalo de corrupción de su Administración con sobornos de importantes empresarios.

El juzgado y la fiscalía que llevan el caso han declinado pronunciarse sobre la denuncia de Fernández acerca del secuestro de las insignias presidenciales. Sin embargo, poco más tarde, Bonadio ordenó su devolución.

El allanamiento de los domicilios de la expresidenta fue aprobado el miércoles pasado por unanimidad en el Senado; la propia Fernández, presente en sala, votó a favor de la decisión, alegando que no tenía nada que esconder. Solo pidió a los agentes que no rompieran nada.

Fernández de Kirchner denunció sin embargo el viernes al juez federal por “abuso de autoridad”, porque sus abogados no pudieron estar presentes en los registros, efectuados entre jueves y sábado pasados.

Fernández rechaza cualquier vinculación con actos de corrupción y asegura que es víctima de una persecución “judicial” impulsada por el Ejecutivo de Mauricio Macri a fin de presionar a la oposición. La exmandataria ha situado además las acusaciones en su contra en un complot contra líderes progresistas de América Latina

tmv/mla/alg/rba

Comentarios