• Una sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDHNU), celebrado en Ginebra (Suiza), 14 de septiembre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 14 de octubre de 2020 7:30
Actualizada: miércoles, 14 de octubre de 2020 8:01

Arabia Saudí no logra conseguir un asiento en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU tras las críticas internacionales por su funesto historial en este caso.

En una votación celebrada el martes en la sede de la Asamblea General de la Naciones Unidas (AGNU) en Ginebra (Suiza), el régimen saudí ganó solo 90 votos de 193 papeletas posibles para poder unirse al citado consejo, que buscaba renovar 15 de sus puestos.

Este fracaso se produce luego de que varias oenegés internacionales, como la organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) habían pedido a los líderes mundiales votar en contra de Riad por sus masivas violaciones de derechos humanos.

En un comunicado publicado el pasado jueves, la ONG calificó a Riad como uno de los “Gobiernos más abusivos del mundo”, por lanzar una intensa campaña de represión contra los activistas pro derechos humanos y los disidentes políticos en su país.

HRW también confirmó que el régimen saudí había amenazado a la ONU con retirar sus fondos para obligarla a eliminar el nombre de su país de la lista anual de violadores de los derechos de niños.

Estos niños son las principales víctimas de la guerra brutal lanzada por el régimen de Riad y sus aliados contra el país más pobre del mundo árabe desde 2015. Según un informe del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), cada día, ocho niños mueren o resultan heridos en Yemen a causa de los ataques saudíes.

 

Los países violadores en serie de los derechos humanos no deben pertenecer al Consejo de Derechos Humanos”, ha dicho Louis Charbonneau, director de HRW. “No es bueno para el Consejo de Derechos cuando los peores violadores de derechos son elegidos”, agregó.

HRW, también recordó que, pese a los anuncios de reformas realizados por los gobernantes saudíes, el país sigue actuando contra defensores de los derechos humanos y mostrando escasa rendición de cuentas por crímenes pasados, incluido el asesinato del prominente periodista Jamal Khashoggi en 2018.

En reiteradas ocasiones, las organizaciones internacionales han alertado del aumento exponencial de la represión, el arresto, la encarcelación y la ejecución de activistas pro derechos humanos y opositores en Arabia Saudí, a los que las autoridades someten, además, a brutales torturas, incluidas agresiones sexuales.

myd/ktg/msm/rba