• Una protesta ante la embajada saudí en Washington sobre la desaparición del periodista saudí Jamal Khashoggi, 10 de octubre de 2018.
Publicada: sábado, 20 de octubre de 2018 19:11

Dado que la muerte de Khashoggi probablemente implicaría a la monarquía saudí, Riad anuncia que el caso será juzgado en sus tribunales.

El ministro de Justicia saudí, Walid bin Muhamad al-Samaani, ha señalado este sábado que la muerte del periodista crítico con los Al-Saud, Jamal Khashoggi ocurrió dentro de su consulado en Estambul (Turquía), es decir, en territorio soberano saudí, por lo tanto, “cuando terminen todos los procedimientos”, los tribunales del reino se ocuparán del caso.

“El ministro hizo hincapié en que el poder judicial en el Reino goza de plena independencia para abordar el problema que ha ocurrido en territorio soberano del Reino, señalando que el tema tomará su curso regular y llegará al poder Judicial tras cumplir con todos los requisitos”, explica la nota oficial de la agencia oficial de noticias saudí SPA.

Por contra, múltiples países y oenegés exigen una investigación internacional y transparente sobre el incidente, que podría ser, en realidad, una ejecución extrajudicial ya que el periodista, como han aceptado finalmente los saudíes, posiblemente murió durante un interrogatorio, rodeado de captores y retenido en contra de su voluntad sin cargos.

El ministro (de Justicia saudí Walid bin Muhamad al-Samaani) hizo hincapié en que el poder judicial en el Reino goza de plena independencia para abordar el problema que ha ocurrido en territorio soberano del Reino, señalando que el tema tomará su curso regular y llegará al poder Judicial tras cumplir con todos los requisitos”, explica la nota oficial de la agencia oficial de noticias saudí SPA.

 

Admitiendo la muerte de Khashoggi en el consulado saudí, Riad quiere volver a asumir el control de la narrativa y con ciertas detenciones apartar al príncipe heredero, Muhamad bin Salman Al Saud, de cualquier relación con la muerte del reportero.

Khashoggi desapareció el pasado 2 de octubre dentro del consulado saudí en Estambul. La Policía turca dijo en su momento tener pruebas de que un “equipo” de oficiales saudíes entró al edificio consular, mató a Khashoggi, lo descuartizó en siete minutos y trasladó sus miembros a suelo árabe.

El anuncio de este sábado de Riad de que el periodista murió en una “pelea” en el interior del consulado ha provocado la ira de otros países y varias organizaciones pro derechos humanos, porque no admiten como cierta dicha versión.

tmv/rba/nii/

Comentarios