• Un miembro del grupo extremista de Talibán en Afganistán.
Publicada: martes, 3 de mayo de 2016 23:42
Actualizada: miércoles, 4 de mayo de 2016 9:22

Ante la escalada de violencia en Afganistán, el grupo armado Al-Qaeda está agrupando a todas las bandas terroristas en el país asiático.

El diario británico The Independent, en su edición de este martes, señala que las autoridades estadounidenses confirman que los terroristas de Al-Qaeda han reiniciado sus actividades en ciertas partes del territorio afgano.

Sin ofrecer más detalles, corroboran que de momento tres grupos terroristas: Talibán, EIIL (Daesh, en árabe) y Al-Qaeda están seriamente decididos a enfrentarse con el Occidente en ese país.

El jefe adjunto de las fuerzas militares de EE.UU. en Afganistán, el general Jeff Buchanan, ha explicado que en una operación conjunta las fuerzas de seguridad afganas han detenido a casi 150 combatientes de Al-Qaeda en un campo de entrenamiento en la provincia de Nangarhar (este).

El ministro de Defensa de Afganistán, Masoum Stanikzai, citado por el diario, ha advertido del peligro que supone Al-Qaeda para el Gobierno afgano y los países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

El mencionado organismo, por su parte, ha informado que, según los recientes estudios, los combatientes afiliados de Al-Qaeda operan en 20 provincias de Afganistán.

Por otro lado, el aumento de los ataques de la banda, la expansión de su influencia en el país —al punto de que determina gobernadores en diferentes partes del territorio afgano— son otras graves preocupaciones de las autoridades occidentales en Afganistán.

En 2001, Washington y sus aliados invadieron Afganistán como parte de la llamada guerra contra el terrorismo. La ofensiva apartó del poder al grupo extremista Talibán, pero la inseguridad, pese a la presencia de soldados extranjeros, sigue haciendo estragos en todo el territorio.

El exfuncionario del Departamento de Estado de EE.UU. Lawrence Wilkerson aseguró en febrero que las tropas estadounidenses no abandonarán el territorio de Afganistán en los próximos 50 años.

Según el balance ofrecido por la Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA, por sus siglas en inglés), los ataques perpetrados por Estados Unidos en Afganistán desde 2001 hasta 2014 acabaron con la vida de unos 100 000 afganos y paquistaníes.

msm/nii/

Comentarios