• Un ataque saudí provoca daños materiales en un edificio en Saná, capital de Yemen.
Publicada: jueves, 8 de octubre de 2015 13:55

El movimiento popular Ansarolá ha tachado de un “nuevo crimen” el bombardeo saudí contra una boda en la provincia yemení de Al-Dhamar (suroeste).

Fue la aviación del agresor saudí que bombardeó la casa”, asegura este jueves la agencia de noticias oficial yemení Saba, controlada por Ansarolá, después de que el portavoz de la coalición que lidera Arabia Saudí contra Yemen, Ahmad al-Asiri, negara que su país haya realizado la ofensiva.

Fue la aviación del agresor saudí que bombardeó la casa”, asegura este jueves la agencia de noticias oficial yemení Saba, controlada por Ansarolá.

Saba ha señalado que el ataque saudí, registrado ayer (miércoles), ha dejado unos 30 heridos y otras 30 personas "sepultadas entre los escombros". Previamente se informó de 23 muertos.

Al menos 131 personas perdieron la vida en el pasado septiembre en otra incursión aérea saudí contra una fiesta de boda en la provincia de Taiz (suroeste).

Ansarolá, dispuesto al diálogo

El portavoz de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Stephane Dujarric, ha anunciado la disposición de Ansarolá a tomar parte en las conversaciones basadas en la Resolución 2216 considerándola "un paso importante".

Dujarric ha agregado que el enviado especial de la ONU para Yemen, Ismail Ould Sheij Ahmad, insiste en que Ansarolá y sus aliados, así como el expresidente fugitivo Abdu Rabu Mansur Hadi, deberían aceptar asistir a los diálogos basados en dicha resolución.

El portavoz de Ansarolá, Mohamad Abdelsalam, afirmó el miércoles que el movimiento yemení estaría de acuerdo con el plan de paz de siete puntos que exige el cumplimiento de la Resolución 2216 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), si las partes en el conflicto se comprometiesen con la iniciativa.

Mohamad Abdelsalam, portavoz del movimiento popular yemení Ansarolá

 

Los diálogos de paz, pospuestos en mayo pasado, ya habían obtenido el visto bueno de Ansarolá y del expresidente yemení, Ali Abdolá Saleh, empero habían determinado claramente la negativa a la mediación saudí.

En este sentido, Mansur Hadi, un cercano aliado de Riad, anunció el miércoles su disposición a participar en una nueva ronda de diálogos.

El 26 de marzo, Arabia Saudí emprendió una campaña militar contra Yemen, sin el aval de la ONU, pero con luz verde de EE.UU., en un intento por restaurar en el poder a Mansur Hadi.

Según las últimas cifras anunciadas por la Coalición Civil de Yemen, al menos 6090 yemeníes —entre ellos 1698 niños y 1038 mujeres—, han perecido como consecuencia de la agresión saudí.

kaa/ktg/nal

Comentarios