• Lo que queda de un dron estadounidense MQ-9 Reaper derribado en Yemen.
Publicada: sábado, 28 de abril de 2018 9:38

Altos responsables yemeníes revelan que el bombardeo llevado a cabo contra el presidente del Consejo Político Supremo de Yemen, Saleh al-Samad, se realizó con un dron de ataque General Atomics MQ-9 Reaper de la Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF, por sus siglas en inglés).

Según informó el viernes la cadena iraní en lengua árabe Al-Alam, el comandante de la Fuerza Aérea de Yemen, Ibrahim al-Shami, reiteró que el vehículo en el cual viajaba Al-Samad fue alcanzado por un misil lanzado desde un dron estadounidense, algo que, asegura, es evidencia de que Washington está detrás del asesinato del líder yemení.

“El avión militar que lanzó el ataque contra el mártir Saleh al-Samad era un dron MQ-9 Reaper estadounidense”, dijo Al-Shami, quien asegura que Estados Unidos es responsable de la muerte del líder yemení.

Del mismo modo, recordó que ni Arabia Saudí ni otros países árabes que le acompañan en la agresión emprendida contra Yemen disponen de la tecnología y los equipos militares necesarios para poder realizar un ataque de precisión contra un vehículo en movimiento, algo en que Estados Unidos tiene gran experiencia.

También informó que un día antes de la muerte de Al-Samad, las fuerzas yemeníes habían derribado una aeronave no tripulada de ese mismo modelo cuando sobrevolaba la ciudad de Al-Hudaydah, la misma ciudad en la que el vehículo del líder yemení fue alcanzado.

El avión militar que lanzó el ataque contra el mártir Saleh al-Samad era un dron MQ-9 Reaper estadounidense”, dijo el comandante de la Fuerza Aérea de Yemen,  Ibrahim al-Shami.

 

Al mismo tiempo, el líder del movimiento popular yemení Ansarolá, Abdulmalik al-Houthi, también señaló a Estados Unidos como responsable de la muerte de Al-Samad y prometió que las fuerzas yemeníes vengarán su muerte.

En su memoria, hoy miles de yemeníes se reunieron en la ciudad de Saná, la capital de Yemen, donde ha tenido lugar el funeral del líder yemení asesinado, quien Arabia Saudí había asignado 20 millones de dólares a quien diera cualquier información sobre el paradero de él.

Desde marzo de 2015, el régimen saudí y sus aliados llevan a cabo una brutal campaña militar contra Yemen que, conforme a las estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ha dejado más de 10.000 muertos y 40.000 heridos, pese a que, debido a la resistencia de las fuerzas yemeníes, no ha conseguido alcanzar ninguna de sus metas.

hgn/rha/hnb

Comentarios