• Dos menores de edad que perdieron la vida en los ataques aéreos del régimen de Al Saud en Yemen.
Publicada: sábado, 25 de abril de 2015 0:30
Actualizada: miércoles, 27 de enero de 2016 18:58

Amnistía Internacional (AI) ha llamado este viernes a una inmediata investigación sobre la incesante agresión del régimen saudí a Yemen, que ha causado la muerte de centenares de personas y ha dejado enormes trastornos en la población.

Durante un mes de bombardeos aéreos, Arabia Saudí y sus aliados han convertido muchas partes de Yemen en un lugar peligroso para sus ciudadanos

Durante un mes de bombardeos aéreos, Arabia Saudí y sus aliados han convertido muchas partes de Yemen en un lugar peligroso para sus ciudadanos”, ha denunciado el subdirector del programa de AI para Oriente Medio y el Norte de África, Said Boumedouha.

Según Boumedouha, los ataques aéreos de Arabia Saudí han tenido un gran impacto sobre la vida del pueblo yemení; razón por la que ha considerado “crucial” que se abra una “investigación imparcial para determinar si han existido violaciones de las leyes internacionales”.

Ha lamentado asimismo que “millones de personas” se hayan visto obligadas a vivir en un “estado de horror absoluto” por el miedo a morir en sus viviendas. La mayoría de los yemeníes “siente que no tiene ninguna opción sino dejar sus ciudades destruidas hacia un futuro incierto”, ha sostenido.

Estas declaraciones se producen mientras los cazas y las artillerías del régimen saudí, pese al anuncio de Riad sobre el fin de la fase intensiva de ataques militares contra Yemen, siguen atacando y destruyendo todo tipo de infraestructuras: colegios, aeropuertos, mezquitas, redes telefónicas, fábricas y hospitales, que ha causado que miles de personas se queden sin electricidad, alimentos, medicinas ni agua potable.

Cazas saudíes bombardean barrio en Saná, capital yemení

 

El activista ha expresado además su preocupación por el “creciente número de bajas civiles” de los bombardeos saudíes, al indicar que las acciones de Al Saud “no parecen haber tomado precauciones para minimizar el daño a los civiles”.

El pasado 26 de marzo Arabia Saudí comenzó una ofensiva aérea contra Yemen sin el aval de las Naciones Unidas, pero con la luz verde de EE. UU., en un intento por restaurar en el poder al expresidente fugitivo yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi, un fiel aliado de Riad.

Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) las ofensivas saudíes a Yemen han provocado hasta la actualidad la muerte de 115 menores de edad.

Por su parte, la Coalición Civil para Monitorear los Crímenes de la Agresión informó el jueves que los bombardeos de Riad han dejado hasta ahora  3693 víctimas, entre muertos y heridos, incluidos al menos 373 niños y 300 mujeres.

En base a estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), entre 120.000 y 150.000 personas han sido desplazados desde el inicio de la guerra saudí contra el pueblo yemení.

La agresión saudí a Yemen ha aglutinado duras críticas regionales e internacionales. El pueblo yemení ya ha condenado en reiteradas ocasiones la agresión saudí y ha asegurado que el régimen de Al Saud pagará caro sus ataques; además países como RusiaIrán, Siria, China e Irak, también han rechazado estas incursiones bélicas.

mjs/ctl/rba