• El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, sostiene un lingote de oro durante un discurso en Caracas, 22 de marzo de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 1 de noviembre de 2018 2:59

Washington apunta a reprimir lo que los funcionarios estadounidenses dicen que es un esfuerzo del mandatario venezolano por saquear las riquezas del país.

Según informó el miércoles el diario estadounidense Wall Street Journal, el país norteño hace campaña para presionar las finanzas del Gobierno venezolano, aseguró a la publicación una fuente bien informada.

Gran parte del oro extraído en Venezuela —más de 20 toneladas este año, según funcionarios estadounidenses, por valor de cientos de millones de dólares— ha sido enviado a Turquía, un aliado clave para el Gobierno de Venezuela.

EE.UU. acusa a Caracas de abusos y corrupción generalizados de los derechos, lo que ha conllevado a un “desastre humanitario” que ha obligado a miles de venezolanos a emigrar del país. El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos ha incluido en la lista negra y congelado los activos de casi 70 funcionarios venezolanos.

A principios de octubre, el secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, dijo en una cumbre ministerial en Indonesia que las ventas de oro se habían convertido en un canal vital para que el Gobierno de Caracas evadiera las sanciones de Estados Unidos.

 

Las sanciones, señaló el diario, podrían contraer las ventas internaciones al aumentar el costo de hacer negocios con Caracas, al prohibírselo a instituciones financieras, compañías de envío y aseguradoras con datos para monitorear las empresas que pueden estar usando sus servicios para exportar oro venezolano.

El Gobierno venezolano ya ha condenado las sanciones estadounidenses, asegurando que son parte de un plan internacional para derrocar al Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Recientemente, Maduro también anunció la venta de pequeñas láminas de oro a los venezolanos, parte de un plan para promover el ahorro en oro, dirigido a los trabajadores y pensionados, entre otros, mediante la venta de lingotes de hasta 2,5 gramos que estarán certificados por el Banco Central de Venezuela (BCV).

El ministro venezolano de Minería, Víctor Cano, anunció en julio que el BCV había comenzado a refinar en Turquía el oro que compra a los mineros. Cano indicó que Venezuela ya no envía su oro a Suiza, sino a un país aliado, donde no existe el riesgo de que sea decomisado debido a las sanciones internacionales.

El Gobierno venezolano ha criticado en reiteradas ocasiones la “guerra psicológica” promovida por Estados Unidos y sus aliados regionales para “hacer creer al mundo que hay una crisis humanitaria” en Venezuela y justificar una intervención militar.

lvs/anz/fdd/rba

Comentarios