• El presidente venezolano (a la izquierda), Nicolás Maduro y el presidente del Gobierno español, Marian Rajoy
Publicada: sábado, 14 de marzo de 2015 1:47

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, arremetió el viernes contra las políticas "fascistas" del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

Si aquí gobernara Mariano Rajoy, presidente franquista de España, ya hubiera recortado los sueldos, recortado a la mitad las pensiones, echando (a venezolanos) de sus casas que le hemos entregado, recortado los presupuestos de salud y educación, ya hubiera privatizado la educación pública".

"Si aquí gobernara Mariano Rajoy, presidente franquista de España, ya hubiera recortado los sueldos, recortado a la mitad las pensiones, echando (a venezolanos) de sus casas que le hemos entregado, recortado los presupuestos de salud y educación, ya hubiera privatizado la educación pública", afirmó durante un acto político en Catia La Mar, en el norteño estado Vargas.

Maduro lamentó que -con la aprobación de Rajoy- desalojaron a 400 mil españoles de sus hogares y echaron a "empujones" a una señora de 90 años de edad de su casa, mientras el Gobierno venezolano ha entregado 700 mil casas a familias de escasos recursos.

Por otro lado, cargó contra la polémica Ley de Seguridad Ciudadana, a la que los opositores españoles califican de “Ley Mordaza” y criticó que en España aprueben una medida que legalice encarcelamiento de los ciudadanos que critiquen públicamente al Gobierno.

Pero afortunadamente a Venezuela no la gobierna un derechista neoliberal vendepatria como Rajoy, sino que gobierna un patriota revolucionario y bolivariano, Nicolás Maduro, hijo de Hugo Chávez, gracias a Dios”

Para Maduro, es el "fascismo" que va retomando las banderas de la ultraderecha "franquista" en España.

“Pero afortunadamente a Venezuela no la gobierna un derechista neoliberal vendepatria como Rajoy, sino que gobierna un patriota revolucionario y bolivariano, Nicolás Maduro, hijo de Hugo Chávez, gracias a Dios”, sostuvo.

Además, puso de relieve que el Gobierno bolivariano y socialista nunca socavará los derechos sociales de su nación, pese a la reducción de los ingresos petroleros, provocados por la caída del precio mundial del crudo debido a la técnica estadounidense del fracking.

Al concluir, aseguró que los programas progresistas impulsados por el chavismo no serán detenidos, pese a las últimas amenazas y sanciones por parte del Gobierno de Estados Unidos.

Las relaciones diplomáticas entre Caracas y Madrid han deteriorado últimamente por las declaraciones injerencistas de Mariano Rajoy, quien, según Maduro, ha apoyado y alentando a los líderes opositores, responsables de acciones terroristas que en febrero de 2014 dejaron 43 personas muertas y más de 800 heridas en Venezuela.

mjs/ctl/kaa