• El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, durante una reunión en Ankara, (capital), 10 de octubre de 2019. (Foro: AFP)
Publicada: martes, 15 de octubre de 2019 11:10
Actualizada: martes, 15 de octubre de 2019 17:49

El presidente de Turquía da algunos detalles de la “zona segura” en el norte de Siria, la cual dice crear para que “los refugiados sirios regresen a sus hogares”.

“Anunciamos la creación de la zona segura en el norte de Siria con una longitud de 444 kilómetros de oeste a este y una profundidad de 32 kilómetros de norte a sur”, ha declarado este martes Recep Tayyip Erdogan.

Durante un encuentro mantenido este martes en Bakú (capital azerbaiyana), Erdogan ha aseverado que el establecimiento de la referida “zona segura” contribuirá al retorno de más de 3 millones de desplazados sirios a sus hogares.

La llamada “Operación Fuente de Paz” de Turquía en el noreste de Siria “tiene por meta limpiar la zona de las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo) —afiliadas sirias del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, por sus siglas en kurdo), grupo kurdo que está en la lista negra de Ankara—, así como de la banda takfirí EIIL (Daesh, en árabe)”, ha agregado.

Anunciamos la creación de la zona segura en el norte de Siria con una longitud de 444 kilómetros del oeste al este y una profundidad de 32 kilómetros del norte al sur”, dice el mandatario turco, Recep Tayyip Erdogan.

 

En agosto pasado, Turquía y EE.UU. anunciaron haber llegado a un consenso, tras varios meses de negociación, para crear una “zona segura” en Siria que separe la frontera turca de localidades sirias bajo control de las milicias kurdas, abandonadas antes de la ofensiva turca en curso por su aliado Washington.

No obstante, Erdogan denunció posteriormente que EE.UU. no había cumplido su promesa respecto a la “zona segura” que tenía como objetivo frenar posibles ataques o actividades en suelo turco de la milicia kurdo-siria.

Aunque Erdogan insiste en que la operación contra las fuerzas kurdas en el noreste de Siria tiene como objetivo “neutralizar las amenazas terroristas contra Turquía y facilitar el retorno de los refugiados sirios”, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha alertado que la ofensiva militar turca ha provocado ya el desplazamiento de 160 000 personas, incluidos 70 000 niños.

 

Por su parte, el Gobierno sirio, presidido por Bashar al-Asad, condena la ofensiva turca en el norte de su territorio y asevera que hará frente a esta “flagrante agresión” por todos los medios legítimos.

La ofensiva bélica turca —la tercera contra Siria desde el inicio del conflicto en el país árabe— ha obligado a la Unión Europea (UE) a “limitar” por primera vez la venta de armas a Turquía, su aliado de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

fmk/ncl/mnz/msf

Comentarios