• El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, durante una reunión en la ciudad turca de Estambul, 22 de marzo de 2019. (Foto: AFP).
Publicada: viernes, 22 de marzo de 2019 12:24

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, insta a combatir ‘el odio al islam’ como se hizo con ‘el antisemitismo después del Holocausto’.

“De la misma manera que combatió el antisemitismo después del (presunto) Holocausto, la humanidad debe combatir con la misma determinación el odio al islam que está en alza”, ha declarado este viernes Erdogan al comienzo de la reunión de la Organización de Cooperación Islámica (OCI) en Estambul.

Esta conferencia de OCI se produce después de que la semana pasada dos atentados terroristas contra dos mezquitas en Nueva Zelanda provocaran la muerte de unos 50 musulmanes.

El mandatario turco ha condenado duramente los ataques, y los considera como una señal del occidente para crear “hostilidad hacia el islam y un odio hacia los musulmanes”.

“Hay que abordar a los grupos neonazis como organizaciones terroristas y tratarlos como tales, de la misma manera que a Daesh (acrónimo en árabe del grupo terrorista EIIL)”, ha añadido Erdogan.

De la misma manera que combatió el antisemitismo después del (presunto) Holocausto, la humanidad debe combatir con la misma determinación el odio al islam que está en alza”, ha declarado el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

 

El presidente turco ha acusado a los medios de comunicación de “atizar el fuego del odio al islam” y ha insistido que la solidaridad de Nueva Zelanda con los musulmanes tras el atentado debería “ser un ejemplo para los dirigentes del mundo entero”.

En los últimos años, los ataques islamófobos de extrema derecha han ido en aumento en diferentes países occidentales, como Estados Unidos, Francia, España y Alemania.

Brenton Tarrant, uno de los autores principales de los ataques contra las mezquitas de Nueva Zelanda, se describe a sí mismo en un manifiesto de 74 páginas como “xenófobo”, “fascista” y admirador del presidente de EE.UU., Donald Trump. Para él, Trump es el “símbolo de la identidad blanca renovada”.

snz/sjy/mkh

Comentarios