• Grupos armados implicados en el conflicto en Sudán del Sur.
Publicada: miércoles, 27 de enero de 2016 15:26

El régimen de Israel sigue vendiendo dispositivos de espionaje al Gobierno de Sudán del Sur, incluso después de estallar el conflicto civil en el país.

Según ha publicado este miércoles el diario local Haaretz, citando un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), las autoridades sursudanesas utilizan esos dispositivos en la intercepción de las llamadas telefónicas de los opositores para poder identificar y detenerlos.

Eitay Mack, abogado y activista citado por el mismo diario, ha revelado que los técnicos israelíes desplegados en Sudán del Sur han instalado los dispositivos de espionaje y se encargan de su funcionamiento. Añade que el Gobierno de Yuba no solo busca a los opositores, sino también a los periodistas.

Las partes implicadas en el conflicto, se precisa en el documento, están pudiendo comprar armas y dispositivos de espionaje pese a las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU).

El informe, versión final de un informe parcial publicado el año pasado, fue recopilado por un grupo de expertos encargados de examinar la implementación de las sanciones contra el país africano. En el informe parcial, presentado el pasado 26 de agosto, se reveló que el Ejército de Sudán del Sur está usando armas israelíes en el conflicto en curso en el país, incluido el fusil de asalto Galil.

Sin embargo, en la versión final, la ONU corrobora que el régimen de Tel Aviv no ha vendido más armas al Sudán de Sur luego del inicio del conflicto, a pesar de descubrir el uso generalizado de los fusiles de asalto Micro Galil y IWI Galil ACE en las principales zonas de conflicto.

La ONU justifica que el Gobierno sursudanés adquirió los IWI Galil ACE antes de los conflictos, mientras que los Micro Galil de fabricación israelí llegaron a su territorio a través de un tercer país: Uganda. Explica que Uganda había comprado los Micro Galil del régimen israelí en 2007, y tras surgir el conflicto civil los transfirió a Sudán del Sur "sin avisar previamente a las autoridades israelíes".

La crisis política de Sudán del Sur se transformó en caos el 15 de diciembre de 2013, cuando su presidente, Salva Kiir, acusó al exvicepresidente Riek Machar de intentar un golpe de Estado en su contra, crisis que se tornó luego en guerra étnica.

Hasta ahora, los enfrentamientos han dejado miles de muertos y forzado a millones de personas a huir de sus hogares en la nación más joven del mundo, formada en julio de 2011 tras un referéndum de separación de la parte norte de Sudán.

La situación se ha degradado de tal manera que en junio de 2015 se reveló que la mitad de la población del país corría entonces riesgo de morir de hambre.

ask/mla/rba

Commentarios