• Continúa escalada provocada por milicias kurdas, en noreste de Siria
Publicada: jueves, 28 de enero de 2021 16:21

Las Fuerzas Democráticas apoyadas por EE.UU. imponen un cerco sobre las zonas controladas por el Gobierno, en una violación a todas las leyes internacionales.

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) imponen, desde varios días, un asfixiante asedio sobre las zonas controladas por el Ejército sirio, en las ciudades de Al-Hasaka y Qamishli, en el noreste del país, al cerrar las entradas y salidas de estas zonas, impedir la entrada de vehículos, cisternas de agua y camiones de productos alimenticios, además de privar a los estudiantes y empleados del acceso a sus escuelas y trabajo.

Ante esta escalada, los ciudadanos sirios en esta región salieron a las calles para expresar su ira por las prácticas de las milicias kurdas.

También, criticaron el silencio de la comunidad internacional y sus políticas hacia las áreas asediadas en el noreste del país, exigiendo la eliminación del asedio y devolver al estado sirio todas las áreas de la provincia, de acuerdo a las normas y leyes internacionales.

El aumento de las protestas populares de los ciudadanos sirios contra las prácticas de las milicias kurdas, refleja la ira de los habitantes del noreste del país por las políticas de estos mercenarios.

No cabe duda que en un futuro cercano, veremos nuevas operaciones de la resistencia popular contra el ocupante estadounidense y sus lacayos, para frustrar sus planes.

Las fuerzas democráticas de Siria han agredido a los manifestantes ante el silencio de la comunidad internacional.

Las prácticas de las Fuerzas Democráticas de Siria se producen en paralelo a otra escalada en el desierto sirio, liderada por la organización terrorista de Daesh, lo que viene, según observadores, en el mismo contexto de las presiones que ejercen las herramientas de EE.UU. con la llegada de la nueva Administración a la Casa Blanca.

Bashar Barazi, Damasco.

mag/hnb