• Niños sirios juegan en el campamento de Atme cerca de la frontera con Turquía en la provincia de Idlib (Siria), 17 de enero de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 25 de enero de 2021 11:16

Desde el inicio de 2021, al menos 18 niños han muerto en Siria, lo que, según el Unicef, no ofrece mucha esperanza para el resto del año en curso.

Según informó el domingo el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), durante las tres primeras semanas de 2021 han muerto en Siria al menos 18 niños y 15 más fueron heridos en ataques con armas de fuego y explosivos que no habían sido detonados.

El organismo denunció que solo durante este último fin de semana, fallecieron tres niños en embestidas cerca de la ciudad de Tal Rifaat, en el noroeste del país árabe. También, dos niños de uno y diez años, murieron el jueves en un ataque en la provincia centro-occidental de Hama, y otro menor resultó herido.

Por su parte, la directora ejecutiva del Unicef, Henrieta Fore, dijo que a diez años del comienzo de la guerra en Siria, “los niños siguen siendo asesinados, heridos, desplazados y privados de lo esencial”.

Fore señaló también que las agresiones a los servicios básicos y la infraestructura civil continúan en la provincia de Al-Hasaka (noreste), mientras el suministro a la estación de agua de Alouk, la principal fuente de ese líquido vital para casi medio millón de personas, se cortó nuevamente a principios de esta semana.

 

Estas interrupciones obligan a los civiles a utilizar agua no potable, con los riesgos que esto implica para la salud, especialmente en el caso de los niños”, enfatizó.

La funcionaria de la ONU destacó, por otra parte, que la pobreza creciente, la escasez de combustible y el aumento de los precios de los alimentos están obligando a los niños a abandonar la escuela para trabajar.

Asimismo, la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, se propaga rápidamente y dificulta la supervivencia de las familias, así como la capacidad de los padres de brindar educación básica y protección a sus hijos, añadió. “Los datos de Unicef indican que al menos 4,7 millones de niños en el país necesitan asistencia humanitaria”, concluyó.

Siria vive desde marzo de 2011 un conflicto en el que las fuerzas gubernamentales se enfrentan a facciones armadas de la oposición y a grupos terroristas que, conforme a las autoridades sirias, reciben apoyo de algunos países occidentales. Cientos de miles de personas, entre ellos niños y mujeres, han perdido la vida a raíz de las hostilidades que se desataron en el país.

nkh/krd/mkh