• El embajador sirio ante la ONU, Bashar al-Yafari, interviene en una reunión del proceso de Astaná.
Publicada: miércoles, 11 de diciembre de 2019 19:08
Actualizada: jueves, 12 de diciembre de 2019 2:35

El Gobierno de Damasco ha rechazado toda agenda separatista para el país árabe, subrayando que los kurdos forman parte de la nación siria.

No hay una crisis llamada crisis kurda en Siria. Los kurdos son parte inalienable del pueblo y la identidad de Siria y el diálogo con ellos es una cuestión doméstica”, ha indicado el embajador sirio ante las Naciones Unidas, Bashar al-Yafari, que dirigió el martes y miércoles la delegación siria en la XIV ronda de consultas del llamado proceso de Astaná, celebrada en Nursultán, capital kazaja.

Damasco considera “segregacionista” cualquier plan o de auto-gobernación kurda, agrega el diplomático sirio, al tiempo que acentuó que las conversaciones con esta minoría seguirán hasta que los kurdos “se rectifiquen” y “se distancien de EE.UU.”.

LEER MÁS: Rusia: EE.UU. busca crear un ‘Estado independiente kurdo’ en Siria

Transcurridos ocho años desde el inicio del conflicto, ya no hay lugar para quienes quieran velar por intereses ajenos en el territorio sirio, ha sostenido Al-Yafari.

Tras la recuperación de la mayor parte del suelo sirio de las garras de las bandas terroristas por el Ejército y las fuerzas aliadas, los territorios controlados por las milicias kurdo-sirias ahora es una de las cuestiones más importantes por abordar en el país levantino.

 

En este mismo contexto, desde el Ministerio de Defensa ruso han llamado a las milicias kurdas a unirse de una vez al Ejército, sin embargo, el portavoz de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), Mazlum Abdi, dejó en claro que sus unidades se incorporarían al Ejército siempre y cuando Damasco reconozca la autonomía kurda en las regiones que controlan en el norte y el noreste.

LEER MÁS: Rusia urge a los kurdos a dialogar con Damasco ante amenaza turca

La población kurda ya se ha visto engañada por EE.UU., su principal aliado durante años, cuando el presidente norteamericano, Donald Trump, ordenó la retirada de sus tropas del norte de Siria, lo que allanó el camino para que Turquía arrancara en octubre una ofensiva contra los kurdos. Ankara ya cesó temporalmente su agresión, aunque con amenazas de reanudarla si ve comprometida su seguridad nacional.

LEER MÁS: Kurdos tildan de ‘puñalada en espalda’ retiro de EEUU de Siria

mjs/lvs/mrz/rba

Comentarios