• Un ataque registrado a las afueras de Damasco, la capital de Siria.
Publicada: jueves, 25 de abril de 2019 17:02
Actualizada: jueves, 25 de abril de 2019 18:33

Los activistas revelan que la coalición liderada por EE.UU. mató a más de 1600 civiles en Al-Raqa, Siria, y le conminan a responsabilizarse por sus crímenes.

Las oenegés Amnistía Internacional (AI) y Airwars han destacado este jueves en un informe que la llamada coalición contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) causó esta cifra “estremecedora” de bajas civiles de junio a octubre del 2017 durante su ofensiva contra esa ciudad, pese a que continúa “negando” esta matanza y tan solo se responsabiliza por menos del 10 %, es decir, por 159 muertes de inocentes.

“Muchos de los bombardeos aéreos (de la coalición) no fueron precisos y decenas de miles de ataques con artillería pesada han sido indiscriminados, así que no es una sorpresa que hayan matado y herido a tantos cientos de civiles”, ha lamentado Donatella Rovera, responsable de Amnistía internacional, grupo que dirigió el informe en colaboración con Airwars, una oenegé que contabiliza las víctimas civiles de todos los bombardeos en el mundo.

De acuerdo al informe recogido tras dos años de investigación sobre el terreno, la ofensiva de la coalición entre junio y octubre del 2017 “convirtió a Al-Raqa en la ciudad más destruida de los tiempos modernos”.

AI y Airwars han resaltado que los civiles perdieron la vida como resultado directo de miles de ataques aéreos estadounidenses, británicos y franceses, y por decenas de miles de agresiones con artillería pesada de EE.UU.

Ante este escenario, las oenegés han instado a la coalición a “poner fin a casi dos años de negación” de “la estremecedora magnitud de muertes de civiles y la destrucción ocasionadas por sus ofensivas en Al-Raqa”.

Muchos de los bombardeos aéreos (de la coalición anti-EIIL) no fueron precisos y decenas de miles de ataques con artillería pesada han sido indiscriminados, así que no es una sorpresa que hayan matado y herido a tantos cientos de civiles”, ha lamentado Donatella Rovera, responsable de Amnistía internacional (AI).

 

Además, han reclamado a los principales miembros de la coalición, entre ellos Estados Unidos, el Reino Unido y Francia, a ser más transparentes y a asumir sus responsabilidades ante esta catástrofe.

La banda takfirí EIIL controló la zona hasta octubre de 2017, año en que fue derrotada por las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), apoyadas por la coalición.

La ofensiva de liberación y los “crímenes” de la coalición fueron criticados por el Gobierno de Siria y de Rusia. El Gobierno de Damasco ve Al-Raqa “como una ciudad ocupada” por EE.UU. y sus aliados, y dice que la ciudad “no puede considerarse liberada hasta la entrada del Ejército sirio”.

tmv/ctl/krd/alg

Comentarios