• Un médico trabaja en una vacuna para COVID-19, en un laboratorio de investigación en Londres (capital británica), 10 de febrero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 3 de julio de 2020 18:01
Actualizada: sábado, 4 de julio de 2020 1:37

Un nuevo estudio descubrió que, al igual que el SARS-CoV-1, la nueva cepa del virus, COVID-19, ataca al receptor ACE2 presente en las células endocrinas.

El estudio, realizado por los médicos del Hospital Nacional de Sri Lanka y publicado el jueves en la revista Journal of the Endocrine Society, se basa en una revisión de publicaciones sobre los efectos del SARS-CoV-2 y del SARS-CoV-1 y señala que las personas con trastornos endocrinos pueden ver empeorar su condición como resultado del contagio del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

 “(La COVID-19) se une al receptor ACE2, una proteína que se expresa en muchos tejidos. Esto permite que el virus ingrese a las células endocrinas y cause el caos”, explicó uno de los autores, Noel Pratheepan Somasundaram, añadiendo que esto puede causar la pérdida del olfato y entrar al cerebro.

Asimismo, según los autores, algunas condiciones preexistentes asociadas con el sistema endocrino, como la diabetes o la deficiencia de vitamina D, podrían agravar el estado de los enfermos con coronavirus, así que el virus de COVID-19 se adhiere al ACE2, el principal punto de entrada en las células para el coronavirus, e interrumpe la producción de insulina, causando altos niveles de glucosa en la sangre en algunos pacientes.

 

Por lo tanto, Somasundaram destacó la necesidad de un control estricto de la glucosa en los pacientes con COVID-19 como medida para maximizar la recuperación. “Las personas con deficiencia de vitamina D pueden ser más susceptibles al coronavirus y la suplementación podría mejorar los resultados, aunque la evidencia sobre el tema es mixta”, concluyó.

mrp/ncl/fmk/mjs