• La muerte súbita, un proceso inesperado que culmina en menos de una hora.
Publicada: viernes, 9 de agosto de 2019 23:14
Actualizada: sábado, 10 de agosto de 2019 13:50

Todo el mundo conoce algún caso sobrecogedor de muerte súbita en el que no se ha podido hacer nada por salvar la vida de una persona.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la muerte súbita es un proceso inesperado que culmina en menos de una hora en personas que estaban sanas, por ejemplo deportistas, que se desploman en el terreno de juego y mueren o lactantes que fallecen de forma sorpresiva.

LEER MÁS: Vídeo: Futbolista brasileño sufre dos infartos en un entrenamiento

“La muerte súbita es un fenómeno global (…) todos estamos en riesgo. Ocurre en gente de cualquier edad que estaba perfectamente bien (…) es más frecuente a mayor edad en valores relativos”, explicó el viernes a Infosalus el responsable del proyecto de Reanimación Cardiopulmonar de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), el doctor Ignacio Fernández Lozano.

La mayoría de las muertes súbitas se produce por razones cardíacas, un porcentaje que se sitúa en el 90 %, dijo el experto para luego añadir que “dentro de ellas las más frecuentes son las arritmias ventriculares malignas”, pero “hay causas más infrecuentes, como la hemorragia subaracnoidea o un neumotórax a tensión” y no hay que confundir la muerte súbita con un infarto.

La muerte súbita es un fenómeno global (…) todos estamos en riesgo. Ocurre en gente de cualquier edad que estaba perfectamente bien (…) es más frecuente a mayor edad en valores relativos”, explica el responsable del proyecto de Reanimación Cardiopulmonar de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), el doctor Ignacio Fernández Lozano.

 

El estilo de vida no puede prevenir una muerte súbita. “Influye muy poquito”, confirmó el doctor. No obstante, como es más frecuente en personas con patologías cardíacas, “los factores de riesgo clásicos, como la hipertensión, el tabaco, la diabetes, la hipercolesterolemia y la historia familiar hacen más frecuente una muerte súbita, como un fumador severo o un hipertenso no tratado”, informó el doctor Fernández. 

Además, apuntó, los síntomas de una muerte súbita “son muy breves y a veces no hay ninguno”. En esta línea, la única manera de detener la muerte súbita son maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP). “Cada minuto que pasa, las posibilidades de sobrevivir bajan un 10 por ciento, y lo que hay que hacer son maniobras de reanimación, o sea, masaje cardíaco y buscar un desfibrilador”, agregó.

ftn/ctl/mkh

Comentarios