• Varios vehículos pesados y tanques de fabricación de la Federación Rusa exhibidos en una muestra.
Publicada: jueves, 4 de marzo de 2021 11:08

Rusia remarca a EE.UU. que su veto de venta de armas a Moscú es cuanto menos desconcertante por el hecho de que no hay tal comercio desde la II Guerra Mundial.

El Servicio Federal de Cooperación Técnico-Militar de Rusia mostró su desconcierto por el hecho de que EE.UU. haya prohibido la exportación de artículos de defensa al país euroasiático en el marco de las recientes sanciones impuestas por el caso del opositor ruso Alexéi Navalni, ya que Moscú no ha recibido armas norteamericanas desde la Segunda Guerra Mundial, según informó el miércoles la agencia estatal rusa de noticias TASS.

Las sanciones estadounidenses contra nuestro país anunciadas el martes, en este caso particular, en relación con la exportación de armas, son desconcertantes, ya que no se realizan envíos de armas desde Estados Unidos a Rusia y, por supuesto, no se planean”, señala el medio ruso citando un comunicado del servicio de prensa de la organización gubernamental.

Asimismo, la nota de la agencia gubernamental rusa subraya que la última entrega de productos de defensa de EE.UU. fue realizada durante el período de la Segunda Guerra Mundial. “Para mayor exactitud histórica, la última vez que se entregó un equipo militar a nuestro país desde Estados Unidos se realizó durante la Gran Guerra Patria bajo el programa de la ley de Préstamo y Arriendo, cuyo final fue anunciado por el presidente Truman el 21 de agosto de 1945”, desgranó en su texto el citado servicio de prensa.

 

Ante este lapsus de la maquinaria punitiva de EE.UU., el experto del Consejo ruso de asuntos internacionales Andrei Frolov adelantó al medio local RBC que el complejo militar-industrial ruso es independiente de los suministros estadounidenses, por lo que, las sanciones de EE.UU. no suponen una amenaza alguna para la referida industria.

Por su parte, Ruslan Pújov, director del Centro de Análisis de Estrategias y Tecnologías, explicó a RBC que las restricciones de Washington no impiden que EE.UU. se vincule con grandes contratos armamentísticos si la participación de las compañías de defensa rusas, incluso a pesar de estar sancionadas, es una cuestión inevitable.

En este sentido, puso como ejemplo la situación de la principal entidad de exportación de armas Rosoboronexport —sujeto a las sanciones— que se encuentra a las puertas de cerrar un contrato para vender helicópteros rusos al Ejército afgano, en cuya transacción monetaria intervendría una agencia estadounidense.

En concreto, Pújov detalló que el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) es el que proveerá los fondos para este intercambio comercial entre los respectivos gobiernos de Rusia y Afganistán.  

“Los estadounidenses retirarán a Rosoboronexport del régimen de las sanciones durante el momento de la firma del contrato y luego la volverán a incluirlo”, agregó el experto ruso para aclarar esta operación tan inusual.

EE.UU., tras coordinaciones con la Unión Europea (UE), anunció el martes un paquete de sanciones contra varios funcionarios rusos, con el propósito de presionar la puesta en libertad del líder opositor Alexéi Navalni, quien fue detenido en febrero a su llegada a Moscú (capital rusa) por haber violado los términos de su libertad condicional, al pasar meses convaleciente en Alemania tras ser blanco de un supuesto envenenamiento del que se acusa al Kremlin, cuyas autoridades reiteradamente lo niegan.

krd/lvs/tqi/hnb