• El canciller de Rusia, Serguéi Lavrov, ofrece una rueda de prensa en Moscú, 19 de octubre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 26 de octubre de 2020 10:06
Actualizada: lunes, 26 de octubre de 2020 11:29

El canciller de Rusia, Serguéi Lavrov, pide a Turquía que use su influencia para apuntalar el volátil cumplimiento del alto el fuego en Nagorno Karabaj. 

Pedimos a los turcos que usen su influencia para respaldar esta línea”, ha dicho este lunes el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia a la agencia griega ANA-MPA, en referencia al cumplimiento íntegro del acuerdo del cese del fuego en Nagorno Karabaj por las partes en conflicto y a la reanudación de las negociaciones de paz.

Un tercer intento de poner fin a los combates entre Azerbaiyán y Armenia por Nagorno Karabaj ha estallado en pedazos este lunes, ya que las dos partes se acusan de una “violación flagrante” del nuevo alto el fuego negociado en Washington el fin de semana en plena campaña del presidente estadounidense, Donald Trump, para su reelección. Trump prometió solucionar el conflicto, afirmando que sería “algo fácil”. Dos treguas ya fracasaron antes: la primera acordada en Moscú el 10 de octubre y la segunda en París el 17 del mismo mes.

Lavrov, en su entrevista con el medio griego, ha instado también a otros actores externos a impedir que aumente la tensión militar en Nagorno Karabaj. “Llamamos a todos los actores externos a hacer lo posible para evitar la escalada del conflicto militar”, resalta el jefe de la Diplomacia rusa.

 

Turquía prometió todo tipo de apoyo a Azerbaiyán pocos días después de que volvieran a estallar los choques armados con Armenia y acusó a Ereván de ocupar tierras azerbaiyanas.

Asimismo, el titular ruso urge en la necesidad de impulsar el proceso de paz y enfatiza que los líderes de Rusia, Estados Unidos y Francia, que copresiden el Grupo de Minsk, se expresaron ya claramente a favor de una solución negociada en Nagorno Karabaj.

Azerbaiyán y Armenia reanudaron el pasado 27 de septiembre sus enfrentamientos en la región fronteriza de Nagorno Karabaj, acusándose mutuamente de haber desatado esta espiral bélica.

Ambas partes viven enemistadas desde el inicio del conflicto Nagorno Karabaj en 1991, cuando este enclave, con apoyo del Gobierno de Armenia, se independizó de la entonces República Socialista Soviética de Azerbaiyán. En 1994, un alto el fuego puso fin al conflicto bélico entre estos países —con un saldo de 30 000 muertos—, pero no resolvió el problema, por lo que desde entonces las escaramuzas son frecuentes en la frontera.

krd/mkh/nii/