• El hoyatolislam Mohamad Hasan Abu Torabi Fard ofrece su sermón del rezo del viernes de Teherán, la capital persa, 24 de enero de 2020. (Foto: Fars)
Publicada: viernes, 24 de enero de 2020 14:18

Un clérigo iraní elogia la respuesta firme de Irán a EE.UU. por el asesinato del general Soleimani, a quién Europa y Asia deben su actual seguridad.

La operación orgullosa y potente de las fuerzas de élite de nuestro país ha logrado socavar la grandeza ficticia y artificial de Estados Unidos en la región”, ha aseverado el Imam del rezo colectivo del viernes de Teherán, la capital persa, el hoyatolislam Seyed Mohamad Hasan Abu Torabi Fard, en su sermón de esta semana.

De acuerdo con el clérigo persa, la operación del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán “inició el fin de la presencia ilegal de Estados Unidos en el territorio del mundo islámico”.

El hoyatolislam Abu Torabi Fard ha reprochado a EE.UU. por asesinar al comandante de la Fuerza Quds del CGRI, el teniente general Qasem Soleimani, cuyos esfuerzos contra los terroristas ha llevado la seguridad a Europa y Asia. “Para nadie es un secreto el papel de Qasem Soleimani en el establecimiento de la seguridad de Europa y Asia”, ha recordado.

 

Abu Torabi Fard ha asegurado que el asesinato de Soleimani allanó el camino para otro poder, y ha subrayado que “el pilar principal de la política estadounidense se ha derrumbado en la región” mientras, los aliados de EE.UU. sienten la misma amenaza.

“Hoy EE.UU. se ve al borde del colapso y la estructura de seguridad de la región ha caído en manos poderosas de las naciones musulmanas”, ha manifestado.

El clérigo persa ha destacado que “el pueblo de Irak, Siria, El Líbano, Yemen, Baréin y Turquía y otras naciones musulmanas junto con la nación iraní han formado un frente unificado para hacer frente a la avaricia de Estados Unidos” y “sus gobernantes títeres”.

Irán, que había jurado vengar el asesinato del héroe de la lucha antiterrorista en un bombardeo llevado a cabo el 3 de enero por EE.UU. cerca de Bagdad (capital iraquí), lanzó la madrugada del 8 de enero fuertes ataques con misiles contra la base aérea estadounidense Ain Al-Asad, ubicada en la provincia occidental iraquí de Al-Anbar y ocupada por las tropas norteamericanas desde la invasión de Irak en 2003, y contra otra base en Erbil, capital de la región del Kurdistán iraquí, también en poder de los norteamericanos.

Sin embargo, tanto el país persa como los movimientos regionales han insistido en que tan solo la expulsión de las fuerzas estadounidenses de la región podrá vengar la sangre derramada de este alto comandante que no solo corresponde a Irán, sino a todo el Eje de la Resistencia.

tmv/lvs/mrp/mjs

Comentarios