• El canciller de Irán, Mohamad Yavad Zarif, en una entrevista concedida a la cadena china CGTN, 22 de septiembre de 2019.
Publicada: domingo, 22 de septiembre de 2019 17:53

Irán asegura que ya tiene estabilizada su economía pese a las anteriores sanciones de EE.UU., así que sus nuevos embargos no funcionarán contra Teherán, señala.

“A Estados Unidos se le están terminando las opciones (…) las presiones máximas no funcionan”, ha dicho el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, en una entrevista concedida a la cadena china CGTN, publicada este domingo.

Zarif ha desestimado, de este modo, los nuevos embargos al Banco Central de Irán (BCI), a un fondo de desarrollo y a una empresa iraní, anunciados el viernes por la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, tras el ataque perpetrado la semana pasada por las Fuerzas Armadas yemeníes contra la petrolera saudí Aramco, del que Washington acusa a Teherán sin fundamento alguno.

Trump describió las referidas restricciones como “las sanciones más altas jamás impuestas a un país”. Sin embargo, Zarif, poniendo en duda cuán efectiva será la nueva medida de Washington, ha indicado que los recientes pasos antiraníes de EE.UU. solo “podrán imposibilitar futuros diálogos”.

A Estados Unidos se le están terminando las opciones (…) las presiones máximas no funcionan”, dice el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohamad Yavad Zarif.

 

“Quieren que los diálogos sean imposibles (...) quieren que sea imposible un cambio. Ya es muy difícil que (…) las eliminen (las sanciones)”, ha dicho el jefe de la Diplomacia de Irán.

En declaraciones anteriores, Zarif consideró las nuevas sanciones estadounidenses una muestra del fracaso de la llamada política de máxima presión del país norteamericano contra Irán —tras su salida del acuerdo nuclear—, ya que EE.UU. llegó a anunciar embargos a una institución a la que ya había sancionado previamente.

El levantamiento de las sanciones, es decir, el cese del terrorismo económico de la Administración Trump contra Irán es la precondición puesta por la República Islámica para una eventual vuelta al diálogo con los estadounidenses, como alega desear Washington.

LEER MÁS: ‘EEUU no puede seguir con guerra económica y optar por diálogo’

De hecho, al destacar la paradoja que constituye la actitud del país norteamericano —al querer dialogar con Irán y sancionarlo al mismo tiempo—, las autoridades iraníes han visto la propuesta de diálogo de Estados Unidos como un engaño y un paso adicional a la política de máxima presión de Washington contra Teherán.

tqi/anz/hnb

Comentarios