• Retos y logros de una Revolución: la segunda huida del Shah
Publicada: lunes, 4 de marzo de 2019 16:57

La segunda huida del Shah de Irán, el 16 de enero de 1979, supuso un punto de inflexión en la historia iraní.

Durante su última salida junto a su esposa, Mohamad Reza Pahlavi también se llevó consigo muchos activos.

Según el jefe del Estado Mayor Real, la reina Farah ordenó, tan solo unos días antes de su vuelo, que se empacaran dinero en efectivo, joyas y antigüedades de la corte. Fueron un total de 384 maletas.

A lo largo de los meses previos a la salida del vuelo del Shah fueron vendidos cientos de hectáreas de tierra y el dinero fue transferido fuera de Irán. El Shah Mohamad Reza Pahlavi había adquirido villas y mansiones en Londres, Nápoles, Capri, Ginebra y Saint Morris, por nombrar solo algunas.

También había comprado una isla española en 1971. Existen muchos más activos y propiedades a nombre de los Pahlavi, que están siendo administrados por la familia real, en lugar de obrar en manos de la población iraní. Conforme a Abás Milani, de la Universidad de Stanford, los activos de los que se apropió la familia Pahlavi se pueden cifrar en 1000 millones de dólares.

Fue en noviembre de 1979, tras la Revolución Islámica, cuando el entonces presidente estadounidense, Jimmy Carter, se apoderó de todos los activos iraníes presentes en EE.UU. En los Acuerdos de Argel, los negociadores revolucionarios iraníes lograron convencer a Estados Unidos de que trasfiriera los activos del Shah a Irán. Transcurridos 40 años, Estados Unidos solo ha cumplido algunos de los compromisos contraídos y aún continúan las causas legales abiertas.

Teniendo en cuenta todos los documentos que existen sobre los activos de los que se apropió el Shah, Farah Pahlavi dijo en una entrevista recientemente concedida al canal de televisión Manoto, radicado en Londres, que el Shah solo tenía 62 millones de dólares cuando abandonó Irán.

mrg/rba

Comentarios