• Canciller de Irán, Mohamad Yavad Zarif, recibe al secretario para las Relaciones con los Estados del Vaticano, Teherán, 8 de septiembre de 2017.
Publicada: jueves, 7 de septiembre de 2017 8:36
Actualizada: jueves, 7 de septiembre de 2017 10:14

El canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, insta al Vaticano y a todos los países a cooperar para frenar el genocidio de los musulmanes rohingyas en Myanmar.

Durante una reunión que mantuvo el miércoles con el secretario para las Relaciones con los Estados del Vaticano, Paul Richard Galla-gher, en Teherán (capital persa), el canciller iraní enfatizó en la necesidad de entablar “un diálogo entre religiones y civilizaciones”.

En sus declaraciones aseguró que Irán respeta “las posiciones del papa Francisco” y aplaudió los esfuerzos del Vaticano para solventar la crisis que azota a la comunidad musulmana en Myanmar (Birmania).

“El extremismo es el problema de hoy en día del mundo y no se limita a una región específica”, adujo el jefe de la Diplomacia de Irán.

El extremismo es el problema de hoy en día del mundo y no se limita a una región específica”, señala Mohamad Yavad Zarif, canciller de Irán.

 

Galla-gher, a su vez, destacó los puntos de vista comunes que comparten las dos partes en diferentes acontecimientos regionales, la crisis de refugiados y el flagelo del extremismo. “El Vaticano ha apoyado y sigue apoyando el uso pacífico de la energía nuclear y el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés)”, apostilló.

Insistiendo en enriquecer la cultura de la paz y la reconciliación religiosa en Oriente Medio, aseguró que la Iglesia Católica continuará con sus trabajos para solucionar la crisis de la minoría musulmana Rohingya en Myanmar.

Zarif contactó el lunes con sus homólogos turcos, malasio e indonesio y les pidió contribuir a poner fin a la “inhumana represión” que se ejerce contra la perseguida etnia Rohingya en el convulsionado estado de Rajine, en el oeste de Myanmar.

También, envió a principios de enero una carta al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, en la que manifestó su preocupación por el creciente deterioro de la situación de los musulmanes rohingyas y pidió al titular del ente que diese pasos, junto al Gobierno birmano, para frenar la violación de los derechos básicos de los rohingyas.

En los últimos días, las autoridades birmanas han lanzado una fuerte oleada de represión contra la minoría musulmana Rohingya, masacrando a gran número de ellos y quemando sus casas. Se calcula que entre 200.000 y 500.000 refugiados rohingyas viven actualmente en condiciones precarias, la mayoría en campamentos miserables y superpoblados.

msm/ktg/hnb

Comentarios