• La base aérea de Al-Shairat, en la provincia central siria de Homs, tras ser blanco de un bombardeo de Estados Unidos, 7 de abril de 2017.
Publicada: viernes, 7 de abril de 2017 17:29

La actitud imprudente de EE.UU. en Siria tendrá serias consecuencias, pues Irán y Rusia no se quedarán con los brazos cruzados, afirma un político iraní.

El presidente de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles), Alaeddin Boruyerdi, afirma este viernes que las “alegaciones infundadas” de Washington para justificar el ataque que realizó en la madrugada de hoy contra una base aérea del Ejército de Siria, sirven para tapar el fracaso que sufrió junto a sus aliados en este país árabe, así como para desviar la opinión pública y llevar el tema ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU).

“Esta actitud imprudente de EE.UU. en Siria tendrá, sin duda alguna, serias consecuencias ya que países, como Irán y Rusia, no se quedarán con los brazos cruzados ante acciones que no favorezcan a la región”, enfatiza.

Esta actitud imprudente de EE.UU. en Siria tendrá sin duda alguna serias consecuencias ya que países como Irán y Rusia no se quedarán con los brazos cruzados ante acciones que no favorezcan a la región”, enfatiza Alaeddin Boruyerdi, presidente de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento iraní.

De acuerdo con Boruyerdi, normalmente los ejércitos recurren al uso de armas químicas cuando se sienten derrotados en el campo de batalla, pero, el Ejército de Siria ahora atraviesa una posición adecuada pues ha recuperado la ciudad estratégica de Alepo (noroeste) y está enfocado en operaciones en otras regiones que están bajo el control de los grupos terroristas.

 

“Un país que es ganador de la guerra no hace este tipo de acciones. Además, el Gobierno de Siria carece de armas de destrucción masiva”, enfatiza.

Todo el mundo, ha remarcado el político iraní, sabe que Damasco debido a un acuerdo pactado con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) entregó todo su arsenal químico y ya no tiene este tipo de armamentos.

Boruyerdi, asimismo, recuerda que el ataque de EE.UU. contra el aeródromo de Al-Shairat en Homs, centro de Siria, contradice las declaraciones que realizó el presidente Donald Trump sobre el caso sirio, durante su campaña electoral. “Este ataque demuestra también la decadencia de Trump”, concluye.

Siria se adhirió en 2013 a la Convención sobre Armas Químicas, renunciando a su arsenal químico, como resultado de un acuerdo de EE.UU. y Rusia para su destrucción bajo supervisión de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), lo que permitió entonces evitar un ataque militar de Washington a Siria.

No obstante, a pesar de que Damasco inició en 2014 la entrega de todo su arsenal químico a la OPAQ y en enero de 2016 esa organización internacional anunció su total destrucción, los países occidentales siguen acusando al Gobierno sirio de emplear armas químicas.

msm/ncl/tmv/hnb

Commentarios