Publicada: viernes, 7 de abril de 2017 5:29
Actualizada: viernes, 7 de abril de 2017 12:46

La Cancillería iraní expresa su rechazo al ataque misilístico de Estados Unidos a una base aérea del Ejército de Siria en Homs.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní, Bahram Qasemi, ha condenado enérgicamente el ataque estadounidense a una base aérea en el centro de Siria y ha asegurado que este acto no hace sino complicar aun más la situación.

En la madrugada de este viernes, Estados Unidos lanzó misiles de crucero contra un aeródromo militar del Ejército sirio desde buques de guerra estacionados en el este del mar Mediterráneo.

El pretexto usado por Washington, el presunto uso de armas químicas del martes —del que aún se desconocen las verdaderas dimensiones—, es una medida unilateral y peligrosa contraria al derecho internacional, ha declarado el portavoz de la Cancillería de Irán, Bahram Qasemi. 

El objetivo de los misiles Tomahawk en el primer ataque directo de Washington a Damasco en los últimos años fue la base aérea de Al-Shairat, en la provincia central siria de Homs.  

Qasemi ha destacado que el “pretexto” usado por Washington, el presunto uso de armas químicas del martes —del que aún se desconocen las verdaderas dimensiones—, es una medida ‘unilateral y peligrosa’ contraria al derecho internacional.

No obstante, el portavoz de la Cancillería persa ha subrayado que Teherán condena cualquier uso de armas químicas, por quienquiera que sea, en su calidad de víctima de este mortal tipo de armamento.

 

EE.UU. ha justificado su bombardeo por un supuesto “ataque” químico que dejó el martes al menos 86 muertos y más de 100 heridos en Jan Sheijun, localidad de la provincia de Idlib (noroeste de Siria). Rusia asegura que Siria atacó un depósito de armas de los terroristas presentes en esa zona, pero lo que provocó la tragedia fueron las sustancias toxicas que esos terroristas almacenaban allí.

Siria se adhirió en 2013 a la Convención sobre Armas Químicas, renunciando a su arsenal químico, como resultado de un acuerdo de EE.UU. y Rusia para su destrucción bajo supervisión de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), lo que permitió entonces evitar un ataque militar de Washington a Siria.

A pesar de que Damasco inició en 2014 la entrega de todo su arsenal químico a la OPAQ y en enero de 2016 esa organización internacional anunció su total destrucción, los países occidentales siguen acusando al Gobierno sirio de emplear armas químicas.

mep/mla/nal

Comentarios