• Policías reprimen a los manifestantes que exigen la renuncia de la presidenta peruana, Dina Boluarte, en Lima, 19 de enero de 2023.
Publicada: viernes, 20 de enero de 2023 23:57

Amnistía Internacional exige a España detener la venta de armas y material antidisturbios a Perú ante la crisis que atraviesa y le conmina a cesar esos negocios.

La oenegé pro derechos humanos Amnistía Internacional (AI) ha demandado este viernes al Gobierno español suspender “con carácter inmediato” la venta de armas ligeras y material antidisturbios a Perú.

AI ha alertado a la Moncloa que existe un riesgo considerable de que las fuerzas y los policías peruanos usen estos pertrechos [armas ligeras, munición, material antidisturbios, entre otros] para reprimir de manera violenta a los manifestantes que exigen la renuncia de la presidenta designada, Dina Boluarte, elecciones anticipadas y una Asamblea Constituyente.

Incluso baraja “graves violaciones de los derechos humanos”, de cursar o continuar estos envíos, para lo que ha invocado el tratado internacional sobre Comercio de Armas, tomando como punto de partida la situación actual en Perú.

Amnistía Internacional, asimismo, ha instado a la secretaria de Estado de Comercio en España, Xiana Margarida Méndez, también responsable del ente que regula venta de armas, que cese las autorizaciones para el cumplimiento de contratos de armas previos y próximos hasta que “los responsables de violaciones de derechos humanos cometidos por el Ejército y la Policía peruanos sean procesados y las fuerzas de seguridad reciban una formación que les permita usar este material, según las normas internacionales sobre el uso de la fuerza”.

España, principal proveedor de armas a Perú 

Amnistía exige el fin de toda autorización o envío de material bélico a Perú, ya que dentro de la Unión Europea, España es la que más ha suministrado armamento al país suramericano en los úlltimos años.

La oenegé cifra en 184 millones de euros las autorizaciones de licencias de armas a Perú entre 2017 y junio de 2022, de los que cerca de 40 millones eran de material antidisturbios.

Amnistía destaca las ventas de 4,7 millones de euros en armas ligeras, munición por valor de 2,4 millones y cerca de 1 millón en material antidisturbios.

En octubre pasado, la Defensa española puso en evidencia su gran preocupación por la seguridad de Perú, cuando vendió a la Marina de Guerra de Perú seis helicópteros por 600 euros, es decir 100 euros la unidad, un precio “simbólico”. Entre las razones de este gesto figuraban la obsolescencia del material, alto coste de reparación, limitadas oportunidades de venderlos y su reducido valor de mercado.  

La crisis en Perú estalló el pasado 7 de diciembre, cuando el expresidente Pedro Castillo, hoy detenido, intentó disolver el Congreso, la institución más desprestigiada de Perú. Boluarte respondió a las protestas declarando el estado de emergencia y sacando a los militares a las calles. En este contexto, se han producido enfrentamientos y, en acciones represivas.  

ctl/rba