• La escena del asesinato de Muhamad Abdel Fattah en Nablus, en la ocupada Cisjordania, 3 de abril de 2019.
Publicada: domingo, 14 de abril de 2019 23:52

La oenegé pro derechos humanos B’Tselem denuncia que Israel borró imágenes del asesinato de un palestino por los colonos de este régimen.

Una investigación divulgada el domingo por B’Tselem indica que el ejército israelí destruyó pruebas relacionadas con la muerte de un palestino que fue asesinado a tiros por colonos israelíes a principios del mes en curso en el norte de la ocupada Cisjordania, y que propagó una versión engañosa de lo sucedido.

El ejército de Israel afirmó en su momento que Muhamad Abdel Fattah, de 23 años, perdió la vida a tiros el 3 de abril después de que intentara atacar a un colono israelí en un automóvil, quien luego le disparó en defensa propia.

Pero los testigos dijeron a B’Tselem que Abdel Fattah, de hecho, había estado tirando piedras a los automóviles israelíes que conducían cerca de la aldea palestina de Huwwara, en Nablus (en Cisjordania), cuando un colono se detuvo después de que una piedra chocara contra su vehículo.

Según B’Tselem, el colono le disparó dos tiros a Abdel Fattah cuando aún estaba en su auto antes de salir y disparar “varios tiros más”. Un camión que conducía por la carretera también se detuvo y el conductor salió. Se acercó al colono, y los dos hombres dispararon varios tiros más contra él, que estaba herido en el suelo.

“Minutos después de que los dos colonos abrieran fuego, los jeeps militares israelíes llegaron a la escena y los soldados usaron granadas de aturdimiento para dispersar a la multitud que había comenzado a reunirse (…) Inmediatamente después, unos ocho soldados entraron en dos tiendas cercanas para revisar sus cámaras de seguridad”, según la oenegé pro derechos humanos B’Tselem.

 

El palestino sucumbió a sus heridas en el hospital. Además, según informes, otro palestino que trabajaba en una tienda cercana también fue alcanzado por una bala en el abdomen.

“Minutos después de que los dos colonos abrieran fuego, los jeeps militares israelíes llegaron a la escena y los soldados usaron granadas de aturdimiento para dispersar a la multitud que había comenzado a reunirse (…) Inmediatamente después, unos ocho soldados entraron en dos tiendas cercanas para revisar sus cámaras de seguridad”, añade.

Conforme a los testigos, los soldados israelíes filmaron las imágenes de la cámara de seguridad en sus teléfonos móviles antes de borrar el vídeo de las cámaras de las tiendas.

B’Tselem denunció la actitud del ejército israelí en el caso, argumentando que el hecho de que los colonos no fueran detenidos y que las imágenes del asesinato fueran destruidas, se consideran como intentos “para garantizar que la verdad nunca salga a la luz y que los tiradores no se enfrentarían a ningún cargo ni serían responsabilizados de ninguna manera”.

ftn/rha/hgn/alg

Comentarios