• Un grupo de estudiantes reunidos en un centro de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en El Líbano, 12 de marzo de 2018.
Publicada: sábado, 6 de octubre de 2018 14:20
Actualizada: domingo, 7 de octubre de 2018 3:44

Palestina denuncia un nuevo complot israelí para reemplazar los servicios de la UNRWA y expulsarla subrepticiamente de la ciudad ocupada de Al-Quds (Jerusalén).

El alcalde israelí de Al-Quds, Nir Barkat, anunció el pasado jueves que había elaborado “un plan detallado” para reemplazar a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA, por sus siglas en inglés) y asumir los servicios que presta este organismo en la parte oriental de Al-Quds.

“Esta decisión es parte de una campaña agresiva lanzada por la ocupación israelí para judaizar la ciudad de Al-Quds y eliminar su identidad palestina, actuando especialmente contra el sector educativo en la Ciudad Santa”, ha lamentado hoy sábado el Ministerio de Educación de Palestina.

La Cartera palestina, además, ha considerado esta medida como parte de “una serie de pasos maliciosos” del Gobierno de Estado Unidos para bloquear las operaciones de la UNRWA y acabar con los apoyos humanitarios y educativos a los refugiados palestinos.

El anuncio del alcalde israelí se produce casi un mes después de que Washington anunciara el recorte de todo el presupuesto destinado a la UNRWA pretextando que es “una operación irremediablemente fallida”.

Esta decisión (de reemplazar los servicios de la UNRWA) es parte de una campaña agresiva lanzada por la ocupación israelí para judaizar la ciudad de Al-Quds y eliminar su identidad palestina, actuando especialmente contra el sector educativo en la Ciudad Santa”, denuncia el Ministerio de Educación de Palestina.

 

Según el nuevo plan israelí, las escuelas de la UNRWA, en las que hay cerca de 1800 estudiantes, cerrarían al final de este año académico, y los niños serían trasladados a escuelas municipales.

El Ministerio palestino, no obstante, considera que la polémica decisión de cerrar las operaciones de la agencia en la ciudad de Al-Quds es “un flagrante desafío a Naciones Unidas y sus instituciones”.

La suspensión de las contribuciones estadounidenses a la UNRWA provocó las críticas de los palestinos y de la comunidad internacional. La Autoridad Nacional Palestina (ANP) tildó la decisión de EE.UU. de un “flagrante ataque” a los palestinos.

La medida, sin embargo, fue alabada por el régimen de Tel Aviv. Un representante de la oficina del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, acusó, de hecho, a la UNRWA de “perpetuar el conflicto entre Palestina e Israel”. “Consolidar el estatus de refugiado de los palestinos es uno de los problemas que perpetúa el conflicto”, adujo.

myd/alg/nii/

Comentarios