• El primer ministro del régimen de Israel, Benyamin Netanyahu, y su hijo Yair visitan el Muro de las Lamentaciones en Al-Quds (Jerusalén) tras su victoria en las elecciones israelíes, marzo de 2016.
Publicada: viernes, 18 de noviembre de 2016 18:49
Actualizada: viernes, 18 de noviembre de 2016 19:33

Yair, primogénito del premier israelí Benyamin Netanyahu, está detrás del borrador que prohíbe la llamada a la oración en la esfera pública.

“El primer ministro se pronunció a favor de la legislación por insistencia de Yair”, ha informado este viernes el diario israelí The Times of Israel, que explica que el hijo del primer ministro no podía “soportar el ruido” de una mezquita vecina.

Según ministros israelíes citados por el periódico, el premier planteó el caso en varias reuniones del gabinete israelí afirmando que a su hijo le molestaba oír la llamada a la oración de los musulmanes.

El primer ministro se pronunció a favor de la legislación por insistencia de Yair (Netanyahu)”, ha informado el diario israelí The Times of Israel.

La solicitud de Yair a su padre para que prohibiera esta tradición musulmana tuvo lugar después de que Yair recibiera a un invitado extranjero en la localidad de Cesarea, en el noroeste de los territorios ocupados palestinos, y a este lo molestaran las llamadas de la mezquita de una aldea vecina, Jisr az-Zarqa.

El invitado preguntó a Yair el porqué de su indiferencia ante “la perturbación causada por la llamada a la oración”, por lo que él pidió a su padre que se elaborara el borrador de esta polémica ley y se presentara al parlamento israelí, detalla el rotativo.

Como Yair goza de gran influencia en su padre, el primer ministro ordenó la preparación del borrador y dio inicio a su proceso de aprobación como ley vigente en los territorios ocupados palestinos.

 

El 13 de noviembre, Benyamin Netanyahu expresó su apoyo a dicho proyecto y dijo que el régimen “está comprometido con la defensa de aquellos que sufren por el excesivo ruido de las llamadas de los centros de oración”.

En ya infinitivas ocasiones y de diferentes formas, el régimen de Israel ha adoptado medidas antislámicas con el fin de destruir los símbolos islámicos y presentar las ciudades palestinas como zonas judías

El pasado lunes, el portavoz del Estado palestino, Nabil Abu Rudeina, lamentó la “gravedad” del nuevo proyecto de ley israelí que limita la llamada a la oración y prometió denunciarlo ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU).

tas/mla/tqi/rba

Comentarios