• El presidente de Irán, Seyed Ebrahim Raisi.
Publicada: viernes, 12 de noviembre de 2021 2:36

El presidente iraní felicita la reelección de su par nicaragüense, Daniel Ortega, y expresa el deseo de ampliar las relaciones bilaterales entre ambas naciones.

La reelección de Daniel Ortega para seguir gobernando Nicaragua en los próximos cinco años fue motivo de felicitación de varios presidentes del mundo, entre los que destaca la misiva enviada por el mandatario de Irán, Seyed Ebrahim Raisi, quien manifestó el jueves el deseo de ampliar los acuerdos que beneficien a las dos naciones.

En una misiva publicada por el Gobierno de Nicaragua, Raisi expresa sus “más sinceras felicitaciones” a Ortega y a su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, que también fue reelegida, así como al oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), por su triunfo en los comicios del domingo.

Según el mandatario iraní, la pareja presidencial y los sandinistas lograron “el contundente apoyo del pueblo revolucionario y resistente” de Nicaragua, “a pesar de constantes conspiraciones y agresiones”.

“Estoy seguro que, tal como la coincidencia del triunfo de las revoluciones en ambos países nos ha unido durante los últimos 43 años, la simultaneidad de la elección de su nuevo Gobierno y el Gobierno elegido por el pueblo iraní en el presente año abrirá un nuevo capítulo de mayor profundización de las relaciones amistosas de ambas naciones en todos los campos”, señaló.

Auguró, también, que las relaciones bilaterales se estrecharán sobre todo en los ámbitos comerciales y económicos y las partes darán continuidad a la cooperación y se apoyarán recíprocamente en diferentes foros y organismos internacionales.

 

El Gobierno iraní ya había saludado el miércoles la celebración exitosa de las elecciones en Nicaragua a través su canciller, Hosein Amir Abdolahian, quien consideró la votación un apoyo firme brindado por el pueblo “resistente y revolucionario” de Nicaragua a Ortega y expresó su esperanza de que se profundicen las “relaciones amistosas y fraternales” entre ambas naciones en todas las áreas de interés mutuo.

El apoyo del país persa a Nicaragua se produce mientras el Gobierno sandinista es blanco de presiones y chantajes por defender la soberanía nicaragüense ante las prácticas hegemónicas del Occidente, encabezado por Estados Unidos.

La República Islámica de Irán ha rechazado, una y otra vez, la injerencia extranjera en los asuntos internos de Nicaragua y ha abogado por potenciar las cooperaciones con este país centroamericano para neutralizar las sanciones impuestas por EE.UU. contra las dos naciones.

Teherán y Managua mantienen relaciones muy cercanas entre sus Gobiernos desde el triunfo de la Revolución Islámica de Irán y la Revolución Sandinista de Nicaragua en 1979. Los dos países, conocidos por sus posturas antihegemónicas y antimperialistas, han sido objeto de injerencias y de un régimen duro de sanciones por parte de Estados Unidos.

mep/ncl/rba