• Mujeres izadíes con sus hijos en brazo tratan de huir las violencias del grupo terrorista Daesh en Irak.
Publicada: martes, 11 de mayo de 2021 9:08

La ONU encuentra “evidencias claras” de que los crímenes de la banda terrorista Daesh perpetrados contra la comunidad izadí en Irak constituyen un genocidio.

Un equipo de investigadores de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), creado en 2018 con el propósito de escrutar los crímenes cometidos por Daesh en Irak, ha encontrado “evidencia clara y convincente de que los crímenes [cometidos por el grupo extremista] contra el pueblo izadí constituyeron claramente un genocidio de tipo religioso”, según informó el lunes la agencia de noticias británica Reuters.

El medio, citando a Karim Asad Ahmad Jan, el jefe del equipo de investigadores de la ONU, señaló que la misión había descubierto, durante las pesquisas realizadas en el campo, claros indicios del macabro intento de los radicales para “exterminar” por completo a la comunidad izadí, una minoría kurda residente en el norte de Irak, por profesar su propia creencia religiosa.

Ahmad Jan, un abogado británico que se convertirá el próximo mes en fiscal general de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya (Países Bajos), en una rueda de prensa celebrada la misma jornada de lunes presentó su informe, cuya conclusión apunta a que los miembros de la comunidad izadí eran objeto de una persecución permanente por parte de los terroristas, quienes, precisa, “les obligaban a elegir entre renegar de sus creencias religiosas o morir”, recoge el reporte.

Tribunales del mundo deben abordar crímenes de Daesh

Tras salir a la luz este informe, la ganadora del Premio Nobel de la Paz 2018, Nadia Murad, una mujer perteneciente a la misma comunidad kurda, reclamó al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) que remita al grupo extremista Daesh a la CIJ, ya que, según ella, “se necesitan tribunales internacionales para abordar la magnitud universal de los crímenes contra la humanidad cometidos por Daesh”.

Murad, también víctima de la violencia de Daesh, instó a que el referido ente de la ONU deba priorizar y acelerar acciones concretas para abordar las conclusiones halladas por el equipo de investigadores, encabezado por Ahmad Jan.

De acuerdo con Reuters, el informe de la ONU completó las investigaciones sobre los ataques contra la comunidad izadí en la ciudad iraquí de Sinjar y la matanza masiva de cadetes desarmados y personal militar en la academia de la base aérea de Tikrit en junio de 2014.

La organización terrorista Daesh, derrotado en Irak a finales de 2017, dejó más de 200 fosas comunes en ese territorio, las cuales podrían contener hasta 12 000 cadáveres, según la ONU.

krd/ftn/mrg