• Soldados estadounidenses en la base aérea de Ain Al-Asad en la provincia de Al-Anbar, Irak, 13 de enero de 2020. (Foto AP)
Publicada: jueves, 30 de abril de 2020 13:28

La organización Badr de Irak afirma que los estadounidenses traen los elementos terroristas de Daesh al país desde Siria y los refugian en Al-Anbar.

Las áreas fronterizas son áreas de fácil acceso para los elementos del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) y esto se debe a la presencia de las fuerzas estadounidenses en la base aérea de Ain Al-Asad (en la provincia de Al-Anbar (oeste)”, ha indicado este jueves Qusay al-Anbari, director de la oficina de la Organización Badr en Al-Anbar.

Las fuerzas estadounidenses que controlan algunas áreas en dicha provincia, ha señalado al-Anbari, permiten la entrada de los elementos del EIIL a Irak.

Asimismo, ha expresado que a pesar de la presencia de las fuerzas de seguridad iraquíes que imponen su control en el desierto y las zonas fronterizas, la mayoría de los terroristas ingresan a Al-Anbar desde Siria con el apoyo de las fuerzas estadounidenses presentes en tales zonas.

 

Las aéreas donde las tropas de EE.UU. existen, representan un refugio para los terroristas de Daesh, ha denunciado Al-Anbari al respecto.

Por otra parte, un alto comandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe) alertó el miércoles que Estados Unidos, que está furioso por la decisión de Irak respecto al retiro de sus fuerzas, recurre al grupo terrorista EIIL para vengarse.

En este contexto, señaló que los terroristas han atacado todas las bases militares, de las que ya se han retirado las fuerzas estadounidenses, incluida la instalación militar de Kirkuk, sita en el norte de Irak, esto muestra claramente el apoyo de Washington a los terroristas para vengarse así de Bagdad por la decisión del Parlamento iraquí de aprobar una resolución que obliga la expulsión de las tropas norteamericanas del territorio iraquí.

Bagdad adoptó tal medida en respuesta a las constantes violaciones por Washington de la soberanía iraquí, sobre todo después del brutal asesinato del teniente general iraní Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, y de Abu Mahdi al-Muhandis, subcomandante de Al-Hashad Al-Shabi.

Los iraquíes por su parte y ante tal coyuntura, han lanzado varias operaciones antiterroristas y han logrado destruir varias sedes de los extremistas, matando a sus cabecillas.

nlr/ktg/ask/mkh