• La representante especial de la ONU sobre violencia en escenarios de conflicto, Zainab Bangura.
Publicada: martes, 9 de junio de 2015 5:50

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) denuncia que las adolescentes secuestradas por el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) son vendidas “por un paquete de cigarrillos”.

“Esta es una guerra que se libra en los cuerpos de las mujeres”, lamentó el lunes la representante especial de la ONU sobre la violencia en escenarios de conflicto, Zainab Bangura, refiriéndose a la crisis en curso en Siria e Irak.

Esta es una guerra que se libra en los cuerpos de las mujeres”, lamentó el lunes la representante especial de la ONU sobre la violencia en escenarios de conflicto, Zainab Bangura

Bangura asegura que las mujeres se negocian en los mercados de esclavos, alegando que tiene dicha información después de haber conversado con las mujeres víctimas en Siria e Irak y las que se refugiaron en Turquía, El Líbano y Jordania.

Estas víctimas, según Bangura, habían logrado escapar del cautiverio en áreas controladas por los elementos del EIIL, apoyados ampliamente por los extranjeros, cometiendo crímenes inhumanos una vez que tienen bajo su control una zona.

“Secuestran y raptan a mujeres cuando toman áreas para tener  – no quiero llamarlo nuevos suministros – pero digamos tienen chicas nuevas”, denunció la representante de las Naciones Unidas durante su entrevista con la agencia francesa de noticias AFP.

Mujeres secuestrados por el grupo takfirí EIIL.

 

A juicio de Bangura, el secuestro de mujeres y luego venderlas se ha convertido en un aspecto clave en la estrategia de Daesh para reclutar nuevos miembros desde el extranjero que han estado viajando a Irak y Siria.

Esta es la forma con la que atraen a los jóvenes, que tenemos mujeres que esperan por ti, vírgenes que pueden casarse”, condenó la enviada especial de la ONU, Zainab Bangura

Esta es la forma con la que atraen a los jóvenes, (asegurándoles) que tenemos mujeres que esperan por ti, vírgenes que pueden casarse”, declaró Bangura, al recordar que “los combatientes extranjeros son el eje central de la lucha”.

Mientras tanto, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, informó el 29 de mayo que la cifra de extranjeros que se ha unido a las filas de bandas terroristas, sobre todo, al grupo takfirí EIIL ha crecido en un 70 % entre mediados de 2014 y marzo de 2015.

De acuerdo con el alto responsable de este organismo internacional, hasta el momento, unos 25 mil ciudadanos procedentes de 100 países del mundo engrosan las filas de diferentes grupos extremistas en Siria e Irak.

A continuación, Bangura compartió la terrible experiencia de algunas de estas víctimas; las encerraban en una pequeña habitación, las desnudaban y lavaban, luego las obligaban a hacer filas para que un grupo de hombres decida cuánto cuesta cada una.

Pese al conocimiento global que los crímenes de lesa humanidad que cometen los miembros de EIIL en Siria e Irak, no se limitan en estos dos países, ya que tienen como meta infiltrarse en otras naciones para establecer califatos, la comunidad internacional sigue manteniéndose indiferente ante estos hechos execrables.

zss/rha/msf

Comentarios