• El alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, en una sesión en Luxemburgo, 12 de octubre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 10 de noviembre de 2020 0:09

El jefe diplomático de la Unión Europea prevé que con Biden en EE.UU. se pueden reconstruir los lazos transatlánticos, deteriorados durante el mandato de Trump.

Damos la bienvenida a la oportunidad de trabajar una vez más con un presidente de EE.UU. que no nos considera un enemigo o cree que la Unión Europea (UE) ha sido creada para aprovecharse de Estados Unidos”, ha declarado este lunes Josep Borrell, alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.

La victoria del demócrata Joe Biden como el presidente electo del país norteamericano se ha recibido con satisfacción en Europa, ha subrayado Borrell y agregado que ahora se necesita aprovechar las oportunidades que esta designación ofrece, para reconstruir la cooperación entre el bloque comunitario europeo y EE.UU.

Borrell ha subrayado que la UE y EE.UU. tienen una larga historia de trabajo conjunto, basado en valores compartidos; sin embargo, ha lamentado que, durante la presidencia del republicano Donald Trump, estas relaciones estuvieron marcadas por numerosos desacuerdos políticos.

“Incluso vimos que algunos de los principios que considerábamos como la base de la asociación transatlántica se erosionaban y, a veces, incluso se vaciaban de su sustancia”, ha denunciado al respecto.

 

De acuerdo con el alto representante de la UE, la lista de ámbitos en los que ambas partes deben colaborar es amplia, pero ha precisado su esperanza de que Estados Unidos vuelva al Acuerdo de París sobre cambio climático, del que hace unos días se salió oficialmente por orden de Trump, así como al pacto nuclear con Irán y sume esfuerzos en la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En otra parte de sus declaraciones, Borrell ha exigido al nuevo presidente de EE.UU. “compromiso” con la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), un ámbito fundamental en la relación transatlántica.

Trump, el ahora saliente presidente estadounidense, desde su llegada al poder, puso en la mira a sus aliados europeos en la OTAN, acusándolos de negarse a subir el gasto en defensa del bloque militar.

Varios informes llegaron a reportar que Trump había abogado en privado por una retirada total de EE.UU. de la Alianza Atlántica, en un segundo mandato.

Al respecto, analistas indican que las políticas de Trump debilitaron la posición de la OTAN, exponiendo al ente a lo que llaman la amenaza rusa.

nlr/ncl/hnb