• Una protesta llevada a cabo contra la OTAN.
Publicada: miércoles, 1 de julio de 2015 1:53
Actualizada: lunes, 19 de septiembre de 2016 12:12

Uno de cada tres alemanes franceses y británicos cree que la UE debe tener su propio ejército en lugar de confiar en la OTAN, liderada por EE.UU., revela un sondeo.

Casi un 28 % de los encuestados en Alemania, Francia y el Reino Unido consideró necesario que la Unión Europea (UE) cree su propio ejército para defender sus intereses, según una encuesta realizada por la empresa ICM Research, difundida este martes.

En Alemania (47 %) y en el Reino Unido (48 %) -- menos de la mitad de los encuestados-- expresaron su insatisfacción por la presencia de las tropas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en sus respectivos países. 

En tanto, el 37 % de los encuestados en Francia y un porcentaje ligeramente menor de personas en Alemania (36 %) opinaron estar a favor de la formación de un ejército unido europeo.

Los resultados de este sondeo se publican mientras que, a principios de marzo, el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, enfatizó que los Veintiocho debían crear un ejército unificado que haga frente a las probables amenazas tanto contra los Estados miembros de la UE como los países vecinos. Una iniciativa que fue rechazada por la OTAN.

Mientras tanto, la presencia de fuerzas de la OTAN en Europa está aumentando. Según las estimaciones, cerca de 14.000 militares de las fuerzas aliadas están desplegados en diferentes zonas del continente europeo, particularmente, en la región del Báltico y cerca de la frontera rusa. Además, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, prevé que este número puede llegar hasta 40.000 integrantes.   

Recientemente, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Ashton Carter, anunció que Washington planeaba implementar una serie de nuevas estaciones para equipos militares en siete países europeos, entre ellos Alemania.

La enorme militarización de la OTAN en las zonas orientales de Europa, se realiza bajo el argumento de poder hacer frente a posibles "ataques" de las fuerzas militares de Rusia, país al que acusan de involucrarse en la crisis ucraniana.

En este contexto, el Pentágono anunció un proyecto de envío de armamento pesado estadounidense a países miembros de la desmantelada Unión Soviética y de su órbita, es decir, Letonia, Lituania, Estonia, Polonia, Rumanía, Bulgaria y acaso Hungría.

El Kremlin ha denunciado en numerosas ocasiones, en los últimos meses, el creciente despliegue militar estadounidense en Europa, que considera la mayor amenaza a su seguridad.

En este sentido, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, declaró que Moscú vigila de cerca todos los movimientos militares de la OTAN en las zonas cerca de las fronteras rusas.  

mpv/ncl/rba/msf