• El ministro español de Exteriores y Cooperación en funciones, José Manuel García-Margallo.
Publicada: martes, 29 de marzo de 2016 14:38
Actualizada: martes, 29 de marzo de 2016 23:14

El ministro de Exteriores en funciones español, José Manuel García-Margallo, ha dicho ser partidario de la creación de un tipo de FBI europeo para luchar contra el terrorismo.

García-Margallo, durante una entrevista concedida a la cadena de televisión 13 TV la noche del lunes, expresó que al terrorismo, por una parte, hay que combatirlo militarmente y ganar sus territorios, y por otra, hay que "integrar" a las comunidades musulmanas de las ciudades europeas y compartir información entre todos los servicios de inteligencia del bloque de países regionales.

En este sentido, el ministro en funciones se mostró partidario de la creación en Europa de algo parecido a la Oficina Federal de Investigación estadounidense (FBI, en inglés) para que todos los datos de los servicios de inteligencia sean compartidos y se utilicen en tiempo real.

Puede pasar en cualquier ciudad del mundo (...) con poco dinero y con terroristas suicidas puedes cometer carnicerías", aseguró el canciller español, José Manuel García-Margallo.

Consideró que hay que combatir a los terroristas takfiríes militarmente con bombardeos, y sobre el terreno únicamente con tropas sirias e iraquíes (países en los que están presentes los extremistas takfiríes) o de la región y fundamentalmente “islámicas”. "La solución es militar; porque ellos o nosotros", aseveró.

El ministro también destacó que "si hay que ceder competencias pues se ceden" porque a los ciudadanos les interesa que "no maten a sus mujeres y no quién tiene las competencias". Sin embargo, lamentó que "la creación de un FBI europeo lo impide el apego a la soberanía nacional" y el "nacionalismo".

Respecto a los últimos atentados terroristas en Bruselas (Bélgica), García-Margallo ha comentado que es un suceso que "puede pasar en cualquier ciudad del mundo" y que "con poco dinero y con terroristas suicidas puedes cometer carnicerías". Lo grave, indicó, sería que no se hubiera utilizado la información entre los distintos servicios belgas.

Los europeos están alarmados después de que el pasado 22 de marzo otra serie de atentados sacudiera el aeropuerto y una estación de metro de Bruselas; sucesos en los que 35 personas perdieron la vida (sin contar a los atacantes suicidas) y más de 270 resultaron heridas.

El grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) reivindicó la autoría de los atentados tras los que se revelaron una serie de fallos de seguridad en el país europeo, llevando a poner a la Policía belga en el centro de las críticas y a los ministros de ese país a admitir su responsabilidad por la negligencia de los oficiales encargados.

En Bélgica aun se mantiene el segundo nivel de alerta más alto por amenaza terrorista: el 3 en una escala de 4, significando que "la amenaza es grave y posible".

snr/anz/nal