• El expresidente de EE.UU., Donald Trump (centro) junto a su asesor de seguridad nacional Robert O’Brien (1.º izda.), su secretario de Defensa Mark Esper (2.º dcha.) y el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, (1.º dcha.) 1 de abril de 2020. (Foto: Reuters)
Publicada: sábado, 7 de mayo de 2022 14:41

El expresidente de EE.UU. Donald Trump ordenó el asesinato de un alto general iraní por sus intereses políticos y electorales, revela Mark Esper.

En su nuevo libro ‘A Sacred Oath: Memoirs of a Defense Secretary in Extraordinary Times’ (Un juramento sagrado: Memorias de un secretario de Defensa en tiempos extraordinarios, en español), el ex secretario de Defensa de EE.UU. (2019-2020), revela que Trump planeaba un ataque contra un alto comandante iraní en agosto de 2020, varios meses antes de las elecciones de noviembre del mismo año, según recogió el viernes el diario británico The Guardian.

De acuerdo a la información facilitada por Esper, el general Mark Milley, que dirigía el Estado Mayor Conjunto, le dijo que Robert O’Brien, asesor de seguridad nacional de Trump, había llamado para decirle que “el presidente quería atacar a un militar de alto rango que operaba fuera de Irán”.

“Esta fue una idea realmente mala con consecuencias muy grandes”, escribe Esper, y agrega que Milley sospechaba que O’Brien consideraba que la medida serviría a los intereses políticos de Trump; es decir: lograr la reelección en los comicios de 2020 ante su rival, el demócrata Joe Biden.

“¿Pero, por qué ahora? ¿Qué era nuevo? ¿Había una amenaza inminente? ¿Qué tal de reunir al equipo de seguridad nacional para discutir esto?”, cuestiona el exjefe del Pentágono.

 

Esper señala que ante la sugerencia de O’Brien, le dijo a Milley que no haría nada sin una orden escrita del presidente en funciones.

En este sentido, indica en su libro que pensaba que la medida tendría implicaciones legales, diplomáticas, políticas y militares, “sin mencionar que podría sumergirnos en una guerra con Irán”, añade.

En un acto cobarde y terrorista, en enero de 2020, Trump ya había ordenado el asesinato del teniente general Qasem Soleimani, el entonces comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, en Bagdad, capital iraquí.

El CGRI lanzó, días más tarde, misiles tierra-tierra contra dos bases estadounidenses en Irak, en represalia por el brutal asesinato del teniente general Soleimani.

El Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, ha enfatizado que los que ordenaron el asesinato de Soleimani, así como los que lo llevaron a cabo deben ser castigados. “Tanto el autor como el que ordenó este asesinato sepan que esta venganza ciertamente sucederá en cualquier momento”, advirtió en su día.

Además, los principales funcionarios gubernamentales y militares iraníes prometieron perseguir a los perpetradores, incluidos los operadores y facilitadores, detrás del acto cobarde.

tqi/ctl/rba