• Marchan en Los Ángeles, California, en apoyo a George Floyd, asesinado por un policía blanco en EE.UU., 20 de abril de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 23 de abril de 2021 23:49

La mayoría de estadounidenses afirma que el racismo se ha arraigado en el sistema de justicia penal de EE.UU. y el maltrato a grupos minoritarios es una realidad.

En medio del júbilo por el fallo de culpable contra Derek Chauvin, expolicía blanco de Mineápolis, por el asesinato del afrodescendiente George Floyd el 25 de mayo de 2020, los medios de comunicación norteamericanos The Washington Post y ABC News realizaron una encuesta entre el 18 y el 21 de abril sobre el sentimiento de los estadounidenses ante la aplicación correcta de las leyes del país a los distintos grupos raciales o étnicos.

El sondeo, publicado este viernes, reveló que la mayoría de los norteamericanos cree que los miembros de la comunidad negra son tratados de manera diferente o injusta, y que el racismo sí está enquistado en el sistema de justicia penal de EE.UU.

También indicó que seis de cada 10 estadounidenses piensa que los agentes policiales deben comparecen ante la justicia, en caso de maltratar o asesinar a alguien.

 

Los datos de dichos medios mostraron que la confianza de los ciudadanos en la policía ha disminuido ampliamente y este sentimiento es consistente en las comunidades blanca, negra e hispana.

Floyd murió cuando cuatro agentes intentaron arrestarlo. Uno de ellos, Chauvin, lo inmovilizó en el suelo presionándole la rodilla contra su cuello durante 9 minutos hasta que dejó de respirar. Los médicos insisten en que el agente usó fuerza mortal, lo que causó la asfixia y la muerte de la víctima. Un tribunal condenó a Chauvin por asesinato en segundo y tercer grado y homicidio involuntario.

Sin embargo, esto no marca el fin del racismo en Estados Unidos. Conforme a un reporte del diario local The New York Times, el promedio de asesinatos de los agentes policiales norteamericanos es de tres al día.

El martes, una adolescente negra de 15 años también murió abatida por un disparo de un agente en la ciudad de Columbus en el estado de Ohio. Este incidente provocó, a su vez, masivas movilizaciones contra la violencia policial.

fae/ctl/fmk