• El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, ofrece un discurso en Washington, 29 de abril de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 30 de abril de 2019 7:03

El secretario de Estado de EE.UU. defiende el apoyo de Washington a la brutal agresión de Arabia Saudí contra Yemen, pese a repudios a nivel internacional.

“El apoyo que estamos brindando a los saudíes (…) es absolutamente en el mejor interés de Estados Unidos”, señaló el lunes Mike Pompeo, en una entrevista con el rotativo estadounidense The Hill.

Tras advertir de la amenaza que supondrían los misiles de Ejército y el movimiento popular Ansarolá de Yemen para Riad y su aeropuerto, Pompeo afirmó que el respaldo de Washington a los Al Saud tiene como fin “proteger a ciudadanos estadounidenses”.

Con estas declaraciones, Pompeo hacía alusión a los ataques con misiles que las fuerzas yemeníes lanzan a menudo contra Arabia Saudí, en venganza de la sangrienta campaña militar que los Al Saud lideran contra el pueblo yemení desde 2015.

La agresión saudí ha causado más de 60 000 muertos en el país más pobre del mundo árabe, y ocasionado “la mayor crisis humanitaria del mundo”, con unos 22 millones de personas que necesitan ayuda para sobrevivir y varios millones más que padecen hambruna.

El apoyo que estamos brindando a los saudíes (…) es absolutamente en el mejor interés de Estados Unidos”, señaló el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.

 

La Administración estadounidense ha respaldado la masacre de Riad y sus aliados contra los civiles yemeníes, a los que ha prestado apoyo armamentístico y logístico, incluido bombardeos coordinados con los saudíes contra Yemen.

A pesar de la inquietud internacional por los crímenes de lesa humanidad perpetrados a diario por los Al Saud y sus aliados en Yemen, Trump ha manifestado en varias ocasiones que seguirá la relación estratégica con la monarquía saudí y su príncipe heredero, Muhamad bin Salman.

El inquilino de la Casa Blanca incluso ha vetado una resolución aprobada por el Congreso de EE.UU. que insistía en cese del apoyo de Washington a los agresores a Yemen. Muchos senadores y políticos denuncian la postura de Trump, a quien solo le importa salvar sus acuerdos millonarios de venta de armas a la monarquía árabe, a la que ve como una “vaca lechera”, que no quiere abandonar hasta que se acabe su riqueza petrolera.

mnz/rha/snz/alg