• El expresidente estadounidense Barack Obama, 6 de abril de 2019. (Fuente: AFP)
Publicada: martes, 23 de abril de 2019 8:24
Actualizada: martes, 23 de abril de 2019 22:48

Un hombre que cazaba a migrantes que pretendían entrar en EE.UU., admitió que recibió entrenamientos para matar al expresidente estadounidense Barack Obama.

El Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI, por sus siglas en inglés) detuvo el pasado sábado a Larry Mitchell Hopkins, de 69 años, que lidera el grupo armado conocido como Patriotas Constitucionales Unidos (UCP, por sus siglas en inglés) y ha ayudado a las autoridades estadounidenses a detener a miles de migrantes, han informado este martes medios locales.

Hopkins reconoció que estaba preparándose para asesinar al exmandatario Obama, el inversor George Soros y la demócrata Hillary Clinton, principal rival del actual presidente de EE.UU., Donald Trump, en las elecciones de 2016.

El líder de este grupo armado aseguró que su banda armada, tan solo en 60 días, ayudó a los funcionarios estadounidenses a capturar a 5600 inmigrantes en las zonas fronterizas con México.

En documentos judiciales presentados el lunes, el FBI dijo que mientras investigaba al grupo de Hopkins en 2017, varios testigos le acusaron de decir que el UCP estaba planeando cometer homicidios contra destacadas personalidades del país.

Hopkins fue arrestado un día después de que la gobernadora demócrata de Nuevo México, Michelle Lujan Grisham, ordenara una investigación del grupo, asegurando que amenazar a familias que buscan asilo es absolutamente inaceptable y debe acabarse.

 

Hopkins enfrentará una sentencia máxima de 10 años en la cárcel si es declarado culpable. Permanecerá bajo custodia mientras espera una audiencia preliminar programada para el 29 de abril.

El flujo de centroamericanos que transita por México rumbo a su frontera con Estados Unidos se ha registrado desde hace varios años, sin embargo, aumentó a partir de finales de 2018 tras la formación de las masivas caravanas.

El Gobierno de Estados Unidos ha insistido en las últimas semanas en que la oleada de migrantes saturó su sistema migratorio, pues sólo en marzo la Patrulla Fronteriza detuvo o impidió el ingreso de unos 103 000 solicitantes de asilo.

mkh/rha/msm/alg

Comentarios